BECAUSE WE ARE VISUAL, DE OLIVIA ROCHETTE Y GERARD-JAN CLAES

This entry was posted on May 1st, 2016

becausewearevisual_rochetteclae

Por Nicolás Carrasco

¿Qué es lo que lleva a algunas personas a grabarse y subir el video a Internet? Esta pregunta es una inquietud de la que parten los belgas Olivia Rochette y Gerard-Jan Claes para realizar este film de metraje encontrado. En él nos muestran, por ejemplo, a mujeres embarazadas mostrando sus vientres a la cámara, cómo una madre estalla al descubrir a su hija filmándose con la webcam y cómo un chico tiene que grabarse en el baño de su casa porque a sus padres “no les gustan la televisión ni el Internet”.

El film está compuesto enteramente de video blogs y diarios grabados por adolescentes que se suben a sitios web como Youtube. ¿Qué tienen en común estos videos, a primera vista heterogéneos? ¿Qué tienen en común un chico declarando su amor, o una chica masturbándose, con jóvenes que se graban montando skate o saltando en trampolines?

En Because we are visual (2010) el desamor y el luto se unen con el dolor y la ansiedad adolescente. Mediante el montaje, los realizadores exponen cómo la alienación ha invadido sitios web como Youtube, donde nos enfrentamos a un universo de corazones rotos, inseguridad y desilusión, cuerpos y voces deseosas por ser escuchadas. La gran soledad de esta generación (“la más solitaria que he conocido”, escribió alguna vez el crítico Carlos Losilla), se ha extendido al Internet y a las redes sociales. Frases como “Hola, Youtube” ejemplifican un punto de vista en el que el Internet es visto como un ser querido, donde muchas personas buscan amor, atención y contacto humano. Y la medicina para su soledad.

En una de las últimas escenas del film, vemos a una joven que, luego de tomar varios vasos de vodka, nos confiesa: “Les diré algo: quema. Pero no quema tanto como pasar el Día de la Madre sin tu puta madre.” A diferencia de un film como Hoax Canular de Dominic Gagnon, Because we are visual no busca el efecto cómico. No es un freak show. El tono que adoptan sus realizadores es entre comprensivo y melancólico. Estos comprenden que, para sus personajes, todo lo que necesitan es la sensación de que alguien, en alguna parte, siempre los estará viendo y escuchando. Portales como Youtube son espejos hacia donde nos proyectamos, entre lo publico y lo privado, donde nos vemos a nosotros mismos, pero donde a la misma nos exhibimos. En vez de ser víctimas de las imágenes, preferimos convertirnos en imágenes. Because we are visual.