CANNES 2019: LIVING AND KNOWING YOU ARE ALIVE DE ALAIN CAVALIER

This entry was posted on May 17th, 2019

Por Mónica Delgado

Probablemente no hay film más íntimo en toda esta edición de Cannes 2019 que esta obra sobre el luto y la despedida. Alain Cavalier, de más de ochenta años, entrega un film sobre los últimos días de la escritora y guionista Emmanuele Bernheim, con quien tuvo una amistad extensa y con quien planeaba hacer una película sobre sus memorias. Este diario fílmico, en el estilo usual del Cavalier más reciente, comienza con reflexiones sobre el tránsito a la otra vida, y con la narración de cómo acompañó a su mejor amiga Anne, a quién conoció desde los 16 años, en un proceso de muerte asistida. Y estas imágenes que surgen a partir de este relato en primera persona del cineasta, acompañarán todo el desarrollo del film, hecho de modo artesanal y con un presupuesto bajísimo.

Este trabajo reciente no solo permite hacer una reflexión sobre la progresión y búsqueda estética en el cine de este cineasta de larga trayectoria, que pasa de films de inspiración política de los años sesenta del siglo pasado, a estos documentales sumamente personales, donde se desnuda y entrega a disquisiciones abrumadoras sobre la muerte. Con la cámara en mano, Cavalier es un cyborg peculiar, que va registrando viajes y llegadas, cuerpos y escasamente rostros, deteniéndose a configurar bodegones de objetos imposibles y rastreando las motivaciones literarias y biográficas de su amiga Emmanuele Bernheim. Como en Irène (2009), la vida cotidiana se vuelve la única materia de lo real, y a partir de esos objetos de la vida casera, Cavalier va describiendo en fuera de campos, acciones y tradiciones de lo sencillo y común.

En Living and Knowing You’re Alive, los bodegones de Cavalier adquieren el lado simbólico del film, como el lado reverso de las escenas simples, donde cruces y cristos esculpidos, marcan estas reflexiones diletantes sobre el paso del tiempo y que rememoran los pensamientos de Bernheim (Cavalier lee varios pasajes de sus relatos) y la composición poética de su entorno.

Me quedo con esa escena donde Alain Cavalier coloca la cámara cerca a su cama mientras lo vemos jugar a contener la respiración acostado y de perfil, mientras dice que volver a la vida es una sensación necesaria. Esta simulación de la muerte como la última carcajada ante un suceso inminente.

En 1986, Cavalier ganó el Premio del Jurado del Festival de Cannes por Thérèse, y su última presentación aquí fue con Pater, en 2011, y casi ocho años despúes regresa al festival con este retrato femenino indirecto, desde sus memorias, y con la mirada cálida sobre una amistad inextinguible.

Proyección especial
Director, guionista, director de fotografía, editor: Alain Cavalier
Productoras: Camera One, Arte France
Reparto: Alain Cavalier, Emmanuele Bernheim
Productor: Michel Seydoux
Francia, 2019, 82 minutos