CANNES 2019: PARASITE DE BONG JOON-HO

This entry was posted on May 26th, 2019

Por Mónica Delgado

Por primera vez en la historia de Cannes, un film surcoreano se lleva la Palma de Oro. El mérito es indiscutible, por tratarse de una de las mejores películas en la carrera de Bong Joon-ho (quizás solo comparable a la proeza de Memories of Murder en 2003) y por ser una comedia agridulce que lo marca como un cineasta que se sigue entregando con creatividad a cualquier género (ya sea drama, thriller, monster movie o ciencia ficción) que se le apetezca.

El galardón resulta una sorpresa, sobre todo porque el mexicano Alejandro Gonzáles Iñárritu no se proponía como un presidente del jurado que estuviera del lado de un cine menos convencional (o ente caso, una película de perfil comercial, menos de qualité o sin atavismos expresivos) y quizás la lectura era entre la crítica verlo más apegado (según las filias y formas de su cine) al trabajo en competencia de un Terrence Malick o un joven Ladj Ly. Su comentario de que la decisión del jurado fue unánime, ofrece este reconocimiento unísono al cineasta surcoreano, a través del valor de una obra de puesta en escena hecha con inteligencia y humor mordaz.

Con estilo de comedia negra, Bong Joon-ho compone (es preciso este verbo musical) en Parasite, un mecanismo para la radiografía social, a partir de los entretelones de un grupo de personajes desclasados que entran en plan de estafadores al mundo de una familia de millonarios bobos en la actual Corea del Sur. Como pasa en algunos de sus trabajos previos, Corea del Sur es explorada desde el ámbito casero y familiar, como en The host, para dar cuenta de las brechas sociales en un país de economía estable pero donde existe desigualdad y sectores al margen de ese apogeo.

Una familia que vive en una zona marginal, en los bajos fondos de Seúl (literalmente viven en un sótano en un barrio popular), liderados por el gran Song Kang-ho, actor usual en los films de Bong Joon-ho, y que se gana la vida doblando empaques para pizza delivery, de pronto se ve inmersa en la posibilidad de una estafa: ingresar diciendo lo que no son, y ofreciendo servicios para los cuales no están capacitados, a la casa de una familia adinerada en las lomas de esta ciudad. Con este establecimiento de asentamientos, los pobres abajo, y los ricos, arriba, el cineasta comienza el primer gran diseño estructural de su film, y que se va concretando con otras capas sociales, también sometidas a vivir en bunkers a 50 metros de profundidad, y que aparecen luego en escena.

Esta delimitación del mundo vertical, de superficies, es vital en Parasite (Gisaengchung), ya que sutilmente va a establecer este quiebre espacial de los dos mundos, de la familia pobre que tiene que estafar para tener un ingreso fijo mensual, haciéndose pasar por profesores y terapeutas, y la familia adinerada, que peca de ingenua; y que de alguna manera se somete a relatos para la credulidad de los foráneos que llegan a sus vidas. Los estallidos más cómicos del film surgen cuando los personajes estafadores “componen” o llevan a cabo sus planes al pie de la letra, siguiendo fórmulas matemáticas, donde no hay espacio para el ensayo o el error. Y también en su talento para entrar en un hogar de millonarios con extrema elegancia, sin violencia, solo a punta de tácticas bien pensadas y para mentes fáciles de engañar.

El gran valor de Parasite está en su ritmo, en el montaje musical que el cineasta emplea para desnudar estas contraposiciones sociales, ya que lo que parece un juego por la subsistencia en un país de economía liberal aplastante, termina siendo incluso un acto de rebelión, y que solo este cineasta podía lograr sin ser grotesco y condescendiente. El final desencantando mantiene al Bong Joon-ho sin concesiones, y sin cuotas para una comedia solo para el disfrute fácil. Una Palma de Oro para un extraordinario film de género.

Competencia oficial: Palma de Oro

Dirección: Bong Joon-ho
Guion: Kim Dae-hwan, Bong Joon-ho, Jin Won Han (Manga: Hitoshi Iwaaki. Cómic: Hitoshi Iwaaki)
Música: Jaeil Jung
Fotografía: Kyung-Pyo Hong
Reparto: Song Kang-ho,  Lee Seon-gyun,  Jang Hye-jin,  Cho Yeo-jeong,  Choi Woo-sik, Park So-dam
Productora: Barunson / CJ Entertainment / Frontier Works Comic / CJ E&M Film Financing & Investment Entertainment & Comics
Corea del Sur, 2019, 138 minutos