En español

Artículos, ensayos, todo en español.

CANNES 2018: LONG DAY’S JOURNEY INTO NIGHT DE BI GAN

Por Mónica Delgado

La concepción y percepción del tiempo que el joven cineasta Bi Gan propuso en su ópera prima Kaili Blues, se prolonga en clave de duermevela en su nuevo trabajo presentado en Un certain regard en Cannes. Una búsqueda dispersa de una mujer se vuelve un repaso de la memoria y de cómo se la concibe, si a modo de ilusión, pesadilla o como dice uno de los personajes en alguna parte del film, o como sueños que no se pudieron concretar. En Long day’s journey into night, Bi Gan vuelve, de modo notable, a algunos motivos de su anterior largometraje: el tiempo y la figura inevitable del reloj, interiores que cobijan fantasmas o entes estilizados, y un personaje que retorna a buscar a un ser del pasado.

CANNES 2018: HAPPY AS LAZZARO DE ALICE ROHRWARCHER

Por Mónica Delgado

Como en Le Meraviglie, la joven cineasta italiana Alice Rohrwacher elige el tono fantástico para una parábola social, pero aquí ya como crítica a estamentos del capitalismo, representados de la mano de una vieja monarquía que convierte a los campesinos en sirvientes atrapados en el tiempo. La mirada a este mundo de simulaciones y viejas comarcas en pleno siglo de cambios laborales, parte de la mirada de un joven diáfano y libre de toda maldad, el Lazzaro del título, que se convierte en el chivo expiatorio o en el ente que va concatenando de modo imaginativo dos tiempos y espacios en una arcadia de alienación sin utopías.

CANNES 2018: 3 FACES DE JAFAR PANAHI

Por Mónica Delgado

En 3 Faces, Jafar Panahi hace brotar algunos motivos del cine de Abbas Kiarostami a modo de homenaje. Como en los temas del cine de su paisano, Panahi establece un choque o interrelación entre clases sociales, en un versus del mundo ilustrado y el entorno rural, pero aquí sobre concepciones y prejuicios sobre el rol de las mujeres y las posibilidades de desarrollo y libertad en el mundo actual. En cuanto a la puesta en escena, es inevitable los guiños a El viento nos llevará o A través de los Olivos, a partir de esos panorámicos que permiten explorar el paisaje, los caminos y carreteras precarias, y a los personajes que caminan a lo lejos.

CANNES 2018: ANGEL FACE DE VANESSA FILHO Y GIRLS OF THE SUN DE EVA HUSSON

Por Mónica Delgado

Lo peor de Girls of the sun, inexplicable decisión en la competencia internacional, aparece en los créditos, que surgen cuando aún el personaje de Emmanuelle Bercot se encuentra reflexionando en voice over sobre los primeros párrafos que irán en su libro sobre la guerra: la inspiración de la lucha de las mujeres kurdas y su ejemplo de entereza, mística y amor al territorio. El mensaje feminista cuando la gente ya se ha levantado de su asiento y salido corriendo de la sala. 

CANNES 2018: COLD WAR, DIAMANTINO, EL ÁNGEL Y SORRY ANGEL

por Mónica Delgado

La jornada de los últimos días en Cannes ha sido ecléctica, en la medida que una película como el complejo ensayo de Godard o el logrado drama de Jia Zhang-ke han ido mejorando el panorama en esa diversidad. En esa búsqueda, damos cuenta de películas vistas tanto en la selección oficial, en la sección Un Certain Regard y una de la Semana de la Crítica.

CANNES 2018: LE LIVRE D’IMAGE DE JEAN-LUC GODARD

Por Mónica Delgado

Jean-Luc Godard es el único cineasta del mundo que logra meter a más de tres mil personas a una sala para hacerlos ver (u obligarlos a ver) cine experimental. Por ello, resulta interesante la inclusión de un film como Le Livre d’Image (The Image Book) en la competencia oficial de la 71° edición de Cannes, tanto en el aspecto extracinematográfico que menciono, de convocar a críticos y periodistas que extrañan al cineasta de Al final de la escapada, Week-end o Pierrot Le Fou (la película del afiche oficial de este año), como en el aspecto del ensayo experimental en sí, la de Godard convirtiendo la sala Lumiére en una gran instalación o espacio de experimentación.

CANNES 2018: ASH IS PUREST WHITE DE JIA ZHANG-KE

Por Mónica Delgado

Ash is purest white tiene los elementos característicos que definen al cine del chino Jia Zhang-ke. Es decir, pareciera que formara un díptico con otro film que estuvo hace algunos años en la competencia oficial de Cannes, Mountains may depart, debido al modo en que se articulan las historias: partes o capítulos definidos, seguimiento a los personajes a través de diversos lapsos generacionales, y motivos musicales y coreografías (Go West de Pet Shop Boys y aquí YMCA de los Village People) para marcar una atmósfera local. 

CANNES 2018: BORDER (GRÄNS) DE ALI ABBASI

Por Mónica Delgado

Presentada en la sección Un Certain Regard, el film danés resultó una sorpresa, debido al perfil de híbrido que tiene, entre film de género y realismo documental, ya que el cineasta Abassi propone más allá del cariz fantástico de la historia que narra, una mirada lograda sobre la otredad, el racismo y la indiferencia social desde este “cuento de hadas” atípico. 

CANNES 2018: DONBASS DE SERGEI LOZNITSA

Por Mónica Delgado

Loznitsa recupera en Donbass hechos que usuarios suben a redes sociales, y trata de simular las formas en que son captados, es decir retoma la estética espontánea y vibrante de algunos videos extraños y populares de Youtube, que van dando cuenta de una sensibilidad social enajenada y efervescente.

CANNES 2018: LETO DE KIRILL SEREBRENNIKOV

Por Mónica Delgado

El quinto film de Kirill Serebrennikov, que compite por la Palma de Oro en Cannes, recrea los inicios de la carrera del icono rock ruso, Víktor Tsoi, a inicios de los años ochenta, tomando elementos de la ópera rock, el musical, y el biopic.

CANNES 2018: YOMEDDINE DE ABU BAKR SHAWKY

Por Mónica Delgado

Yomeddine del egipcio Abu Bakr Shawky es un film que parte de una premisa sencilla, o incluso podría decirse que parte de una pastilla o chocolate para el alma: el amor filial y la amistad como valores supremos a rescatar. Es que la primera película de Shawky parece haber sacado ideas de Freaks de Tod Browning, pero aquí sublimadas o ablandadas para mostrarlas bajo el influjo maravilloso del mundo Disney. 

CANNES 2018: DEAD SOULS DE WANG BING

Por Mónica Delgado

En algún pasaje de las ocho horas y veinte minutos de Dead Souls, los campos estériles y desérticos de la provincia de Gansu, al norte de China, están compuestos no solo de tierra y plantas secas sino de cráneos y demás osamenta que dan cuenta de las masacres producto de las prácticas de exterminio en los campos de reeducación tras la Revolución Cultural, creados en 1955. Wang Bing, a diferencia de sus otros films, entrega casi todo el metraje a dar voz a los sobrevivientes de estos campos de reeducación, creados con el fin de castigar a los supuestos disidentes del Partido Comunista, militantes de derecha o a ciudadanos que simplemente no mostraban ninguna filiación política.