CINÉMA DU RÉEL 2018: THE WALDHEIM WALTZ DE RUTH BECKERMANN

This entry was posted on March 31st, 2018

Por Mónica Delgado

Desde hace algún tiempo estamentos políticos europeos, como los polacos o los húngaros, vienen dando su versión de la historia, en un revisionismo escandaloso, incluso proponiendo nuevas legislaciones, que alegan su inocencia ante cualquier vínculo y responsabilidad con el horror nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Hace poco titulares de medios daban cuenta que políticos polacos negaban la existencia de campos de concentración en ese país en los tiempos de guerra, o que señalaban que hubo tanto “perpetradores polacos como perpetradores judíos”, distorsionando los hechos y planteando un borrón y cuenta nueva.

La cineasta austriaca Ruth Beckermann recoge parte de este debate político pero lo hace a partir de la indagación de una de las figuras que precisamente hizo ingrediente de su campaña electoral este tipo de blanqueamiento histórico. De la mano de puro material de archivo, en torno al proceso electoral que vivió su país en 1986, la cineasta desnuda en The Waldheim Waltz, las acusaciones en contra del ex secretario general de la ONU y ex presidente austríaco Kurt Waldheim y su pasado nazi.

A través de imágenes registradas por la misma cineasta y desde la recuperación de entrevistas televisivas, audiencias judiciales, reportajes y demás documentos, explora reacciones del político y de su entorno sobre las acusaciones graves sobre su pasado como parte de las tropas de Hitler y miembro del sindicato estudiantil nazi. Waldheim justifica su inocencia en todo el proceso electoral, y lo hace argumentando que tiene un problema de memoria y que no recuerda ser parte del ejército nazi. Admite que fue un soldado como miles de austriacos, que vio el horror de la guerra que afectó a todo el mundo, pero que luego se dedicó a estudiar. Es sobre este vals de negaciones y justificaciones que Beckermann pone a bailar al político austriaco, quien llegó a ser presidente de ese país, gracias a que los votantes no vieron como peligrosas sus vinculaciones con el nazismo.

Beckermann elabora un retrato de Waldheim pero también de una sociedad en perspectiva ante los rezagos de la guerra. También es capital cómo se describen las relaciones de los EE.UU., desde las pruebas emitidas por el Congreso Judío Mundial, que también confrontaban el rol de la ONU y las políticas asumidas por Waldheim siendo secretario general en años previos como parte de medidas antisionistas. Y en este sentido, la cineasta deja a las imágenes revelarnos los motivos que fortalecieron la campaña de Waldheim a pesar de la poca claridad de sus testimonios.

Ganadora en la reciente Berlinale a mejor documental y programada en la competencia internacional de Cinéma du Réel, The Waldheim Waltz ofrece una labor documentada donde también hay lugar para una visión personal de los hechos. Es decir, la voz en off de la cineasta aparece en diversas partes pero no para dar un toque denunciante sino para completar esa desazón generacional sobre el modo en que se quiere remodelar la historiany de cómo la derecha construye sus mitos y discursos.

El plano final de un nuevo presidente alistándose para su discurso televisivo ante la ciudadanía, al lado de una barrendera y un maquillador, grafican perfectamente qué tipo de limpieza se realizó. Y al parecer es un proceso que sigue vigente, de políticos con pasado estrepitosos reformados para las canteras electorales, sobre todo si tenemos en cuenta que la derecha extrema sigue gobernando Austria desde hace algunos años y los modos de la política no parecen haber cambiado. ¿Waldheim ganó las elecciones por negar su participación, o porque su posible pasado nazi propició aún más el apoyo de la ciudadanía? Allí reside el valor de las imágenes del documental de Ruth Beckermann, en que quizás a la luz de los años se pueda responder esa pregunta.

Directora: Ruth Beckermann
Guion:  Ruth Beckermann
Editor: Dieter Pichler
Productora: Ruth Beckermann
Austria, 2018, 93 min