FIC VALDIVIA 2018: CASANOVAGEN DE LUISE DONSCHEN

This entry was posted on October 13th, 2018

Por Aldo Padilla

Los estudios de Mendel, a partir de la experimentación con guisantes, son la piedra fundadora de la genética. También ayudó a iniciar una serie de experimentos con animales o plantas para entender la carga hereditaria que los seres vivos trasmiten por generaciones. En el caso de los humanos, estos experimentos serían bastante complejos de realizar por sus largos tiempos de vida, por lo cual se recurre a experimentar con especies más pequeñas. Algo similar pasa en Casanovagen, dirigida por Luise Donschen, donde el estudio de las aves es usado para analizar cómo se transmite el gen de la conquista masculina impulsiva, algo cuya definición parece ser subjetiva.

El comportamiento de las aves permite trasponer sus intensas formas de vida a los humanos, ver a través de ellos cómo nos desenvolvemos como especies, ya que a pesar de que a menudo buscamos diferenciarnos a partir del raciocinio, tendemos a definirnos por nuestras actitudes instintivas. La observación ornitológica permite entender al hombre en la seducción y a través de los ritos y paciencia de las góndolas.

Es interesante que otra película de este año toque un tema similar, aunque alejada de la sutilidad de la seducción y que se concentra más en la fuerza bruta y en el instinto de las palomas a la hora de la conquista, como en Los que desean de Elena López Riera (y en inglés, el maravilloso juego de palabras Those who lust), pequeño documental que captura la colombicultura, una arraigada tradición lúdica de un pequeño poblado al sur de España, en la cual se realizan competencias con palomos multicolores que tratan de conquistar a su pareja en base a la persecución.

Si bien Casanovangen no solo se concentra en la ornitología y las ciencias, si no que también que va jugando con la Venecia de Giacomo Casanova (quien da origen al término), el film se va moviendo entre las alegorías a su famoso carnaval, hasta un encuentro al parecer fortuito con John Malkovich, quien interpreta a Casanova tanto en la ópera como en un film de 2014 y que, mientras se desmaquilla, va contando su visión sobre lo que es la conquista. Más allá del testimonio de Malkovich, el registro e imágenes de la entrevista es lo más valioso entre la naturalidad del camerino y la directora del film, la cual asoma como parte del mobiliario y que parece transformarse en parte del juego de conquista.

La tercera parte del film se acerca más al cine de Ulrich Seidl, donde la dominación forma parte del concepto global. Y es precisamente en este punto donde la conquista se transforma en una entrega absoluta de parte del conquistado. La estética que le da el grano de los 35 mm le da la atemporalidad necesaria al film, que refuerza su discurso. La conquista tiene nuevas herramientas pero hay en su esencia algo que no va a cambiar con el paso de los años, más allá de las nuevas técnicas con las que se cuentan.

El plano final es un homenaje a una maravillosa escena de Beau travail, querefuerza el onirismo en el cual el film se acerca de forma trepidante, luego de la observación ornitológica y a los actores tratando de entender a sus modelos.

COMPETENCIA INTERNACIONAL
Casanovagen
Directora: Luise Donschen
Guion: Luise Donschen
Música: Erik Manouz
Fotografía: Helena Wittmann
Reparto: Wolfgang Forstmeier, John Malkovich, Elija Pott, Undine de Rivière, Lumi Lausas, Luise Donschen, Zacharias Zitouni
Alemania, 2018, 67 min