CINÉMA DU REEL 2018: IN THE STILLNESS OF SOUNDS DE SERGE STEYER Y STÉPHANE MANCHEMATIN

This entry was posted on March 28th, 2018

Por Ivonne Sheen

En In the stillness of sounds seguimos desde muy cerca al ingeniero y artista sonoro Marc Namblard. Aprendemos sobre su familia, sus amigos, su entorno, pero sobretodo aprendemos sobre el arte al cual se dedica: el arte de los sonidos. Lo especial de su labor reside en sus fuentes sonoras y en su dedicación por encontrar lo sublime en el ecosistema sonoro de la naturaleza.

La visión es el sentido por excelencia, no cabe duda que las sociedades occidentales han otorgado predominancia a la visión, y así esta se convierte en un nicho de sentido y lógica, lo cual la acerca más a lo discursivo. Nuestros demás sentidos se han visto ciertamente abandonados por la mayoría de manifestaciones artísticas, sin embargo existen excepciones, y el trabajo de Namblard es una de las joyas que el arte sonoro actual puede tener. A lo largo del film, acompañamos a Marc en su admiración y sonoro-filia, este registra la naturaleza, así como su cotidianidad. Este escucha con atención sus grabaciones de distintas hábitats naturales, las cuales reta a descifrar. Sin embargo, es muy difícil desapegarse de las sensaciones que sus registros generan, se pierde la necesidad de encontrar un significado o sentido a aquello que se escucha, pero tampoco se pierde la sorpresa cuando se revela la fuente de sonido. Existe un aprendizaje nuevo, un descubrimiento, sonidos de la naturaleza con ritmos, intensidades, tonos, que orquestan orgánicamente, y nos acercan a nuestro entorno natural, mayormente apreciado con postales fotográficas, que con postales sonoras.

La quietud a la que hace referencia el título de la película, puede leerse desde la práctica de la meditación zen, y el desapego del yo, para conectar con el entorno. A pesar de que la película no demuestra ninguna relación con este tipo de espiritualidad, inevitablemente son prácticas cercanas, que también recuerdan al arte de John Cage. El entorno de Marc parece ser uno tranquilo, un padre dedicado que de vez en cuando se embarca en expediciones sonoras, a veces acompañado por una de sus hijas. El artista sonora presta total atención a aquello que lo rodea, desde el llanto de su hija hasta el sonido del hielo de un lago congelado que se quiebra. Existe una apertura a relacionarse de distintas formas con aquello que escucha, el sentido de los sonidos, la relación lógica, no predomina en la obra de Namblard, su trabajo se convierte en un ejercicio de escucha, en un entrenamiento de escucha que busca emanciparla de toda determinación lógica. Implica una entrega a la vitalidad de los sonidos que estimulan la imaginación y la memoria.

La película es coherente en cuanto forma, el diseño sonoro está presente, en momentos de gran fuerza como reconocer el sonido del roce de las patas de una abeja, escucharlo en primer plano, se convierte en un acto de magia sonora que no estamos acostumbrados a reconocer. In the stillness of sounds se convierte en un film pedagógico, en un film de apertura hacia un aspecto esencial para nuestra percepción, en una invitación al detenimiento y a la entrega. La película cierra con un registro sonoro de la infancia del personaje, recuerdos sonoros que él suele escuchar de vez en cuando. Los directores logran acercarnos a aquello que resuena dentro de nosotros cada vez que un sonido nos toca.

Directores: Serge Steyer, Stéphane Manchematin
Productores: Les Films de la pluie, Ana Films, France Télévisions, Vosges télévision
Francia
2018
90 min