LA NOCHE DE MICHELANGELO ANTONIONI, UN VIDEO ENSAYO

This entry was posted on February 6th, 2018

Por Mónica Delgado

Se ha hablado de La Noche (La Notte, 1961) de Michelangelo Antonioni como una película sobre la incomunicación, es más, como parte de una serie de indagaciones sobre los desencuentros entre hombres y mujeres y sus roces sentimentales, junto a las clásicas L’Eclisse (1962) y L’Avventura (1959). Aunque a diferencia de estos dos trabajos sobre parejas, en La Noche, hay una intención clara por definir y cifrar la mirada que gobierna el impulso del relato fílmico: la de Jeanne Moreau, o de la mujer angustiada e introspectiva que encarna.

En su argumento, La Noche describe el alejamiento amoroso de una pareja de esposos de clase media (Moreau y Marcello Mastroianni), a quienes vemos desde el inicio del film en una situación peculiar: visitando a un amigo moribundo en un hospital. A partir de la revelación de un incidente de tipo sexual del esposo en la clínica, Moreau quiebra la posición de su mirada, y desde ese momento los celos y la posibilidad de perderlo, dentro de su mundo de intelectuales y bohemios, crece. Poco a poco la relación se bifurca, más aún con la aparición de Monica Vitti, una hija de millonarios que se vuelve objeto de deseo del esposo.

En La Noche, Antonioni propone la dislocación progresiva de la relación de un matrimonio burgués (él escritor, ella esposa de escritor). Sin embargo, en un plano de correspondencias simbólicas el cineasta establece ante todo el imaginario del deseo sexual de Lidia (Jeanne Moreau) frente al desinterés de su esposo. Así, La Noche no es exactamente un film sobre una pareja en crisis, sino sobre la mirada de una mujer sobre esa crisis.

Para Antonioni, la frustración del deseo de Lidia es reflejada en diversas representaciones de su pulsión reprimida, por eso libera al personaje, lo hace deambular, le permite liberar la posibilidad de su deseo en medio de las calles, ante desconocidos, sonriendo a hombres diversos, y ante todo lo que encarne a aquello que no logra tener por completo de su esposo. Las figuras del falo o la materialización de esa fijación, como sinónimo de aquello que no posee, se repiten una y otra vez.

¿Qué es lo que busca Lidia? En este video expongo la descripción de este motivo de búsqueda o su insinuación: en el hombre está el símbolo de lo que es deseable para ella.

La búsqueda de Lidia no solo es la búsqueda de satisfacción sexual, sino una afirmación de clase, es decir, de la mujer de clase alta que descendió a la clase media por amor a un hombre -a quien mantiene económicamente- y que ahora desciende a la clase baja como espacio a descubrir ante la posible pérdida del esposo. En este entorno de lo popular se abre una posibilidad, en su dureza, abandono y rebeldía, pero a la cual termina renunciando.

Sin embargo, la intención prevalece: la búsqueda del falo en un mundo distinto y ajeno. Así, el mundo real, de hombres reales y vitales en medio de una Milán de barrios y callejuelas, luce como posible espacio de consuelo.

La noche de Michelangelo Antonioni, un video ensayo de Mónica Delgado from Monica Delgado on Vimeo.