NEW FILMMAKER: ENRIQUE MÉNDEZ

This entry was posted on April 22nd, 2016

F5

Por Mónica Delgado

La originalidad de Algo se debe romper, primer largometraje del peruano Enrique Méndez, radica en la subversión de una puesta en escena basada en la primacía de la pantalla del computador. No hay temor en entregar gran parte del metraje a la mirada del protagonista imbuida en los efectos de las redes sociales, en tiempo real, sin cortes aparentes, logrando sincronizar inmediatez e interacción de “followers”, fans y amigos de Facebook. Es precisamente este micromundo del “ahora”, grabado entre los distritos de San Miguel y Los Olivos, y con su frescura, humor e indiferencia o apasionamiento hacia el otro, lo que refleja una sensibilidad de una generación que ve a través de este entorno de redes y engranajes virtuales. Conversamos con Enrique Méndez sobre su reciente trabajo, que fue presentado el año pasado en Lima, en el marco del festival Lima Independiente.

Desistfilm: Algo se debe romper refleja una sensibilidad generacional dirigida. Es decir, gobernada de alguna manera por el simulacro, aquello que permite la aparición de un territorio virtual por encima de lo real. ¿Cómo optaste por este modo de representar esta cadena de las redes sociales, a partir del rumor, desde memes, gif, mensajes con jerga de internauta?

Enrique Méndez: Creo que el abordaje de algún territorio siempre debe hacerse con profundidad y sin limitaciones. En este caso, es el ciberespacio, por lo mismo, su propio lenguaje tuvo que articularse con el cinematográfico para conferir en lo que sería la película y así contextualizarla contemporáneamente por defecto. Todos los elementos que mencionas, forman parte del canal por el que mediatiza la red y es por ello que necesariamente se encuentran allí. Claro, con un poco de humor, sin reservas y estableciendo el espacio desde donde se sucede todo.

Desistfilm: En la película priman bastante las tomas de este mundo de internet, como si se tratara de un tutorial donde el protagonista lleva al espectador por el camino enrevesado del cursor para ir a Youtube, el porno, los videojuegos, los foros, los chats, para a la vez desmenuzarlo a través de la percepción del protagonista, el único que toma conciencia de su rol dentro de este mundo virtual, de apariencias que forman certezas. ¿Cómo construiste esta idea de la puesta en escena?

Enrique Méndez: Más que afín a un tutorial, sentía que para tener un mayor acercamiento a este universo era necesario involucrarnos con los ojos del protagonista y asimilar que los tenemos frente a pantalla. Estos son los que guían el desarrollo de su propia cotidianidad cuando se conecta a la red y entreteje en escala pequeña todo un modo de vida en alienación. Se sitúan dos atmósferas en la película, una primera que está fuera de conexión, se sucede con poca prisa y que intenta asimilar el tiempo real de las cosas. La segunda es aquella dentro del ciberespacio, en la que todo ocurre todo con inmediatez y mucho movimiento. La idea era marcar una diferencia espacial, asimismo posicionar el desenvolvimiento distinto del protagonista en un lugar y en otro. A todo ello se suman los glitch y otros artificios que generan una convergencia global en algún momento de la película.

Desistfilm: El inicio de la película te da las pautas de lo que veremos a lo largo de tu película, planos fijos, donde los personajes van apareciendo en su normalidad, en este caso una fiesta, para luego desaparecer, como la resaca, y luego aparecer solo de manera virtual, a través de FB o Twitter. Pasas rápidamente del mundo real al virtual, y te detienes mucho más en este entorno hiperreal para precisamente ahondar en la crisis existencial del protagonista. ¿Cómo percibes a esta generación y cómo esto se traduce en el protagonista que elegiste?

Enrique Méndez: Esa generación que se observa durante “Algo se debe romper” es sin duda la mía, que compete a personas que han crecido paralelamente al asentamiento del internet en el país e inconscientemente se han dejado enajenar por el universo virtual. Hago hincapié en esto porque a partir de la pubertad he sido testigo de este desarrollo, tengo recuerdos desde que la gran mayoría no sabía navegar y el costo por hora en una cabina era de 8 soles aproximadamente. La primera vez que tuve conciencia de lo que ocurría fue cuando tenía 17 años y leí el libro “El Homo Videns: La Sociedad Teledirigida” de Giovanni Sartori. Me fascinó la teoría que planteaba, llegue a la conclusión de que el proceso evolutivo del ser humano se encontraba en un nivel mucho más complejo luego de la invención del internet y me volví en un observador agudo. El protagonista de Ernesto es un tipo totalmente involucrado con este sub mundo, alguien que se pasa todo el día viendo tonterías e interactuando a través de la red. Definitivamente yo no soy esa persona, pero la observamos desde un punto de vista que si es mío y por ello toda la serie de sucesos que ocurren son derivados finalmente en una escena donde todo puede destruirse.

F2

Desistfilm: Cuéntanos sobre tu formación como cineasta. Qué motivó la idea de hacer Algo se debe romper en relación a tus intereses, filias o influencias.

Enrique Méndez: La película lo que plantea es poner en bandeja un punto de vista claro, sincero y con mucha rigidez en cuanto a la enajenación ciberespacial. Una vez me comentaron que habían sentido una exposición mía con cierto despliegue de moralidad con respecto a este tema y yo considero que a contrariedad está más cerca de ser un grito de rabia. Hay mucho de mí en Algo se debe romper, sin necesidad de tener un alter ego como protagonista. Lo hay desde que actúan amigos míos, situaciones basadas en ellos, uso el tema de punk que me parece adecuado para la película en los créditos y decido que todo se observa en baja resolución, tal como veo el desenvolvimiento de esta generación con un presente y un futuro poco claro.

Me gusta mucho el cine contemporáneo, sin embargo, cuando tuve la idea de la escena final, la relacioné mucho con la de El séptimo continente de Michael Haneke y me puse a pensar en sus similitudes. Además que me parece increíble, en su momento planteaba un estado decadencia como producto de los medios de comunicación, entre ellos se encontraba la televisión y en la actualidad podría ser equivalente la mediatización a través del internet. Claro que no me considero de ninguna manera algún sucesor o que sea un referente inmediato, definitivamente hay otras cosas de mi propio entorno que tienen mucho más peso y que se ven reflejadas en la película.

Desistfilm: El modo en que está hecha Algo se debe romper se corresponde con la afirmación de realizar un cine de bajo presupuesto, con amigos, en locaciones prestadas, utilizando recursos a la mano, y que tiene que ver también con la opción de utilizar imágenes de “tutorial”. Cómo tenías pensada la película y cómo esto cambió tras el proceso de filmación.

Enrique Méndez: Todo comienza como proyecto final de carrera, así que hubo poco tiempo para desarrollar el proyecto a modo global. Lo que yo tenía era una escaleta, que al igual que un guion, sólo es una certeza de lo que finalmente es la película y así grabamos. Ya había decidido hacia donde quería llevar la película y preferí dejar que algunos detalles fluyan para que se aprecie mucha más naturalidad. Establecimos con el equipo que era mejor trabajar con gente cercana, que no fueran actores profesionales para que haya mucha más fluidez y eso hicimos. Lo virtual tuvo el mismo proceso, solo lo había visto en un par de ocasiones desde un punto de vista diferente al mío y se construyó sabiendo que además se iba a sentir la propia contextualizad peruana en este submundo. En la edición de estas secuencias, muchos detalles fueron añadidos después y eso le dio mucha más consistencia a lo pensado en un inicio.

Desistfilm: Cómo ubicas a Algo se debe romper dentro del contexto del cine peruano independiente. ¿Estás pensando en un estreno comercial? ¿Qué pasos estás siguiendo para expandir los canales de exhibición de la película?

Enrique Méndez: Siento que Algo se debe romper es una película que habla por cuenta propia, más allá de un cliché por lo “Do It Yourself”, ha sido hecha con mucha libertad y eso es algo que me da mucho gusto. Otra cosa que me parece muy interesante, es la camada de películas peruanas dentro de un mismo entorno que han aparecido recientemente y que intervienen en el ciberespacio. Videofilia (y otros síndromes virales) de Juan Daniel F. Molero, el cortometraje Yo Fungi de Jaime Pinto, junto a Algo se debe romper dan cuenta de un panorama casi generacional y apenas se han estrenado con pocos meses de diferencia. Claro está que cada uno tiene un punto de vista, tratamiento y percepción distinta de este universo.

Un estreno comercial en Perú comprende una serie de negociaciones, dinero y trámites que no los veo factible para la película. Me interesa más para este proyecto la exhibición alternativa, aunque reconozco que ha sido duro movilizarla por cuenta propia después de su estreno en el circuito de festivales, los cuales también tienen un sistema en el que prima mucho la trayectoria del film, salvo excepciones y a esos es donde interesa apuntar.

Estoy dispuesto a escuchar propuestas también, siempre he creído que la distribución comprende el hecho de poder compartir tu trabajo con la mayor cantidad de personas interesadas en el dialogo planteado y lo que aporte a ello siempre es bienvenido. Finalmente creo que su destino deberá ser el de la red, ya se decidirá más adelante cuando y mediante qué medio se realizaría esto.

Desistfilm: ¿Qué proyectos tienes en curso? ¿Seguirás explorando estos temas de jóvenes y redes sociales?

Enrique Méndez: En este momento me encuentro fascinado por este universo virtual, no de forma complaciente, pero sí porque reconozco lo poderoso que es y cuál es su alcance en la actualidad. Aún hay mucho por explorar, no me veo haciendo una película situada en el presente, que por más que hable de otra cosa, no haya guiños que se acerquen a esto debido a la contextualizad. El tema juvenil es el que más conozco, por lo que también hay muchas cosas más de la quiero continuar dialogando y es seguro que en el siguiente proyecto haya una convergencia de nuevo.

ALGO SE DEBE ROMPER – TRAILER from Enrique Méndez Valverde.