PANORAMA: ERA UMA VEZ BRASÍLIA DE ADIRLEY QUEIRÓS

This entry was posted on November 15th, 2017

Por José Sarmiento

Al grano: Adirley Queirós está apuntando a reinventar el género “Sci-Fi” con Era uma vez Brasilia. Sin embargo, esta no es, de ninguna manera, una declaración que otorgue a la película de Queirós la calificación de “obra maestra”. Algunas escenas lucen excesivamente largas, y uno tiene la sensación de que se podría haber realizado una obra igualmente poderosa pero en 70 minutos de duración. Sus 100 minutos se extienden demasiado, incluso para los cinéfilos más experimentados y amantes del Slow cinema. Pero hay un gesto significativo en el ámbito político que el cineasta brasileño articula a la perfección: este universo post-apocalíptico de viajeros intergalácticos del tiempo  (una característica compartida con Branco Sai, Preto Fica, su película anterior) que fracasan al intentar asesinar al presidente Kubitschek, tras aterrizar en 2016 en Ceilandia y formar una nueva alianza para matar a las “criaturas” que habitan el Congreso Nacional.

En medio de una caótica debacle política convertida en espectáculo, Queirós instala esta película de ciencia ficción y de serie B, ambientada entre Brasilia y Ceilandia, dos lugares muy particulares en Brasil que habían sido explorados de manera similar en el cortometraje interesante de Joana Pimenta, Un Campo de Aviación. Pimenta también se desempeña como directora de fotografía  en esta película de Queirós, y sus intereses compartidos al retratar dos ciudades muy particulares en el país en uno de los ejes principales en los que se desarrolla esta película: Brasilia, una capital artificial, con una arquitectura moderna que se siente casi futurista , y Ceilandia, una ciudad periférica. Son dos puntos principales en el país que sirven como diferentes sedes, una para el gobierno (poder) y otra para presos políticos (personas).

Al ver este film en medio de un escándalo de corrupción en ese país (Odebretch, Lava Jato), nos permite comprender el interés principal de construir un universo fantástico, pero que también se percibe algo falso y precario. Al imaginar un universo paralelo donde un golpe de estado o el asesinato de un ex presidente permitirá un futuro diferente, Queirós está reflejando todo un período de agitación en la política brasileña: Kubitschek, el principal arquitecto detrás de la construcción de Brasilia, pretende tener esta nueva capital como un centro integrador de diferentes espacios en Brasil, que podría ser visto como un fracaso principal para la descentralización de la política, especialmente dado que las desigualdades entre las diferentes ciudades en Brasil son inmensas. Por lo tanto, Brasilia y Ceilandia (una ciudad satélite) significan cosas muy diferentes al recordar la política del gobierno sobre la inclusión social en el país.

Esta especial fascinación por la contemplación del viaje en el tiempo, o simplemente el tiempo transcurrido entre las acciones de los diferentes personajes de la película, es algo frustrante, pero puede entenderse fácilmente como una analogía de la frustración que surge de esta lucha política que no va a ninguna parte. En la larga espera, todo se pierde en el proceso, y el clímax nunca se logra. Aquí es donde la mente instrumental de Quierós funciona mejor, incluso si va demasiado lejos: subvierte los elementos de la clásica película de ritmo rápido de ciencia ficción en una experiencia introspectiva, similar a la experiencia metafísica de la ciencia ficción soviética, pero aquí cambia para significar un lucha que parece casi una guerra perdida, casi consumida en su iniciativa.

Al pintar un retrato de la política brasileña y la agitación social de una manera bastante original, Queirós ha hecho una de las películas más interesantes del año.

Director: Adirley Queirós
Reparto: Wellington Abreu , Andreia Vieira , Marquim do Tropa , Franklin Ferreira
Productores: Adirley Queirós, Simone Queiroz
Fotografía: Joana Pimenta
Sonido: Francisco Craesmeyer
Edición: Adirley Queirós, Guile Martins, Frederico Benevides
Director de arte: Denise Vieira
Producción: Cinco da Norte
Brasil, Portugal, 2017