ROTTERDAM 2019: THE WIND DE EMMA TAMMI

This entry was posted on February 4th, 2019

Por Tara Judah

Tal vez ver una película sobre la muerte fetal y el hechizo de las mujeres embarazadas en aislamiento, mientras yo estoy embarazada, no fue la elección más inteligente que tomé en esta edición del festival de Rotterdam. Sin embargo, encontré emocionante de ver y soportar a The Wind (2018) de Emma Tammi, un film que despierta admiración profunda por su valentía al tratar temas domésticos dentro de los paradigmas de género tradicionalmente sesgados, como al desafiar esos mismos tropos mientras permanecen vigentes. Es un film lo suficientemente ambiguo para complacer tanto a los fanáticos del género (western) como a aquellos que desean una exploración más crítica.

The Wind es un western, pero no trata de un protagonista hombre. También es un film de horror folklórico y sobrenatural, pero tampoco trata de monstruos. Más bien, The Wind es una película sobre una mujer, y el espacio doméstico que ella cuida y defiende. La cineasta Tammi destaca la naturaleza salvaje de las tareas domésticas, donde describe cómo su protagonista Lizzy Macklin (Caitlin Gerard) friega las superficies de madera que están manchadas de sangre, tanto literal como metafóricamente; mientras limpia y seca la ropa empapada del sudor del miedo y del parto agotador. Es decir, tanto del trabajo como del parto; y cuando comienza y enciende el fuego para crear un hogar y dar calor, vemos el calor como comodidad, incluso cuando los elementos amargos como un viento feroz siguen soplando.

Lizzy y su esposo Isaac (Ashley Zukerman) viven solos, sin hijos, en una pradera desierta en algún lugar de América en el siglo XIX. Dónde y cuándo, precisamente, no importa realmente. Lo que es más importante es cómo los dos se manejan en entornos tan duros. Cuando finalmente, otra pareja llega, los Macklins, lucen entusiasmados. Emma (Julia Goldani Telles) y Gideon Harper (Dylan McTee) son extraños, claro, pero son humanos. Lizzy e Isaac les dan la bienvenida con una comida caliente y una mano de ayuda en la tierra. Los Harpers parecen agradecidos, aunque un poco rencorosos por su amabilidad.

Al contemplar al diablo casi sin interferencia de Dios, la película se pregunta cómo un aislamiento extremo y los roles de género serios también pueden producir cierta histeria o las inevitables trampas de la enfermedad mental. También contempla cuánta violencia es capaz de contener el espacio doméstico, sin importar cuántas veces al día se limpie y cuide.

La película explora más a fondo cómo una mujer podría participar en demonizar a otra mujer, manteniendo el veredicto a la par, dando más que suficiente espacio para la ponderación de que las estructuras patriarcales también podrían alentar tales comportamientos. La rivalidad femenina es real en este microcosmos de la sociedad, varada en una frontera occidental, basada en la muerte y perseguida por la inequidad.

Tammi también usa una discontinuidad deliberada: dos puntas de cabello ligeramente modificadas, botones levantados y deshechos, para hacernos cuestionar lo que creemos que son tomas secuenciales, en un esfuerzo por sesgar nuestra comprensión del espacio y el tiempo lineal, y de la narración narrativa. Esta es una fábula brillantemente atemporal, que permite a su audiencia detenerse sobre la cuestión de quién o qué persigue y caza a las mujeres.

Sección VOICES
Dirección: Emma Tammi
Productores: David Grove Churchill Viste, Christopher Alender
Guion: Teresa Sutherland
Fotografía: Lyn Moncrief
Editor: Alexandra Amick
Reparto: Caitlin Gerard, Julia Goldani Telles, Ashley Zukerman, Miles Anderson, Dylan McTee

EEUU, 88 minutos, 2018