UNA FOTO NUESTRA: SOBRE X+ DE MARYLÈNE NEGRO

This entry was posted on July 13th, 2020

Durante esta temporada de pandemia, la cineasta y artista plástica francesa Marylène Negro ha puesto sus películas a disposición en: http://www.tousdesindiens.com/marylene_negro. Rescatamos este maravilloso texto de Nicole Brenez para la ocasión, sobre la obra maestra de Marylène, X +.

Por Nicole Brenez

“Una foto tuya”. Las obras de Marylène Negro a menudo provocan una confrontación, ya sea de dos soledades o dos criaturas tan diferentes que solo su posición física puede señalar una relación entre ellas. Más a menudo, lo que uno ve es más una representación sonora o visual que la película contempla, no para comprenderla sino para representarla desde su infinitud, hasta que provoca un dulce vértigo. Para Marylène Negro, la imagen representa un área de intersección que desactiva la violencia potencial de un encuentro, manteniendo solo las cualidades de atención, vigor y benevolencia, requisitos previos para un posible intercambio. La imagen permite la aprehensión sin pretensión.

En 2010, con el largometraje X +, Marylène Negro adopta una nueva dimensión de la experiencia humana: la colectividad. “Una foto nuestra”. ¿Cuáles son las fuerzas de aglomeración que producen este impulso, brusco o lento, tejido a partir de hechos, simplificaciones y resonancias que llamamos, siempre aproximadamente, historia colectiva? Sin fin, el cine graba siluetas, grupos, multitudes, masas, transeúntes fugaces de un período por el que están atravesando, pequeños extras de un zeitgeist que los lleva consigo. X + explora las formas visuales y sonoras de presencia gracias a las cuales persisten, insisten o disuelven las huellas de estas innumerables figuras cuya existencia forma el tejido de la humanidad y cuyos gestos mezclados, anotados o no, constituyen el supuesto sustrato “colectivo” de la historia colectiva. X + alcanza el principio mismo de la figuratividad.

En su línea de tiempo, Marylène Negro superpuso diez películas activistas de un cuerpo relegado a los márgenes de la historia oficial de las imágenes, a veces colectivas o anónimas.

En orden cronológico de rodaje:

  • Here at the Water’s Edge– Leo Hurwitz, 1961, 57 ‘(descripción poética de Manhattan por un anciano estadista del cine político)
  • The Exiles – Kent MacKenzie, 1961, 72 ’(una noche en la vida de una minoría india en Los Ángeles)
  • The Bus – Haskell Wexler, 1963, 62 ’(participantes en camino a la Marcha por los Derechos Civiles en Washington)
  • Losing just the Same: Saul Landau, 1966, 48 ’(la vida cotidiana de un adolescente negro de West Oakland camino a la prisión)
  • One Step Away – Ed Pincus, 1967, 60 ’(hippies de California buscando otra forma de vida)
  • Black Liberation/Silent Revolution – Edouard de Laurot, 1967, 40 ‘(ensayo riguroso y enfurecido hecho con las Panteras Negras)
  • In the Year of the Pig – Emile de Antonio, 1968, 101 ’(fresco sobre la guerra de Vietnam)
  • Winter Soldier – Winterfilm, 1972, 96’ (conferencias de veteranos de la guerra de Vietnam cuyo testimonio sobre las atrocidades los condujo a la ilegalidad)
  • Wattstax – Mel Stuart, 1973, 98 ’ (concierto para conmemorar los disturbios de Watts en 1965)
  • Underground – Emile de Antonio, 1976, 87 ’(política de los Weathermen, quienes entraron en activismo radical y clandestinidad)

A partir de este cuerpo de trabajo, Marylène Negro ha inventado una nueva forma de edición que sondea la profundidad, el alcance, la verticalidad y la horizontalidad. Superpuso las diez películas en su linealidad, luego esculpió sus relaciones de opacidad y transparencia para producir una o varias imágenes visuales y sonoras del volumen de las capas así compuestas.

Lo que emerge, por un lado, son momentos de enclave que bordean el magma y sugieren una imagen, un emblema para la agitación perpetua de las criaturas vivientes que coexisten en el tiempo, o en el espacio, o en los recuerdos de las personas, que nunca se encuentran, pero participan de la misma energía. Una coexistencia que ningún discurso o concepto puede explicar. Estos son los vivos, en la confusión efervescente de su presencia, inconmensurables con imágenes, así como con palabras y murmullos, aquí con toda la fuerza de sus modestas huellas. La humanidad entregada desde todos los conceptos, la historia entregada desde toda su teleología.

También surgen nuevas intersecciones y encuentros que forman muchos centros en la historia e ideas sobre la dimensión política de la vida cotidiana. Por ejemplo, la posición de una mujer sentada en el autobús por Haskell Wexler, que se manifiesta por los derechos de los negros, coincide con la posición de una mujer india en The Exiles: por supuesto, el mismo enemigo los explota y los encarcela. El hombre blanco seguido por Edouard de Laurot en Wall Street puede yuxtaponerse punto por punto con los niños pequeños sentados en su gueto negro filmado por Saul Landau. La película de Landau describe una situación particular y concreta de opresión; De Laurot envía un llamado estructurado a la lucha armada, específicamente para defender a los niños condenados económicamente como los dos hermanos de Losing just the Same. Las reuniones brillantes ocurren continuamente en la profundidad instantánea de la estratigrafía, pero también desde la distancia: por lo tanto, la mujer india protagonista de The Exiles, sentada en el filme, está mirando la pantalla de Times Square donde se reproducirán más tarde las imágenes de Vietnam que capturó De Laurot. Las imágenes, las exposiciones dobles y las articulaciones funcionan exactamente como las armas en Black Liberation: saltan de mano en mano, de amigo a amigo, de un motivo a otro, al mismo tiempo que describen situaciones y hacen crecer las semillas de la acción. El entrelazado se convierte en un análisis concreto no de una situación concreta sino de movimientos complejos de la historia que ocurren a través de latencias, resonancias, deflagraciones, involuciones, cortocircuitos, retrasos y sincronías. En este sentido, la película de Marylène Negro imagina y piensa la historia colectiva en la plenitud de sus complejidades, proporcionando a cada silueta su estatus de agente histórico.

X+ se realizó para el ciclo “Anonymous USA” en el Bal (París, octubre-diciembre de 2010). Desempeña su papel en el movimiento espontáneo de películas que intentan reapropiar y transmitir la memoria de las luchas de las personas, un trabajo en progreso iniciado en los Estados Unidos por Malcolm X, retomado por Weathermen en su manifiesto Prairie Fire (cuya portada puede ser visto en X +), luego por Howard Zinn: películas como Profit Motive y The Whispering Wind, de John Gianvito (2007), Dystopia Files de Mark Tribe (serie en progreso desde 2009) o Film Socialism de Jean-Luc Godard (2010). Estas grandes obras vieron la luz durante un período oscuro de la historia. El paréntesis se abrió en enero de 2003 cuando las manifestaciones mundiales contra el comienzo de la segunda guerra de Irak fueron ignoradas por la administración de George W. Bush, lo que demuestró la impotencia total de la gente; este paréntesis cerró en enero de 2011 con la muerte de Mohammed Bouazizi y el inicio de la Primavera Árabe, gracias a lo cual las personas una vez más tuvieron acceso al poder de la acción y se convirtieron nuevamente en impulsores de la historia. La película de Marylène Negro, concebida y realizada en el hoyo del último pliegue de esta siniestra secuencia, que vibra con la energía popular nacida de las batallas anticoloniales de liberación albergadas en fotogramas como el polen en los troncos de los árboles muertos, puede compararse con “una pasión política”, un concepto que Antonio Gramsci desarrolló en prisión con el que argumenta que las personas superan las determinaciones opresivas con las que están luchando. “Uno habla de la pasión política como un impulso inmediato a la acción que nace en el terreno permanente y orgánico de la vida económica, pero que la trasciende, poniendo en juego los sentimientos y las esperanzas en una atmósfera incandescente en la que el cálculo de la vida humana individual obedece leyes diferentes a las de la ganancia individual.”(1) ¿Qué es un pueblo? un agente histórico? ¿En qué punto comienza a temblar la historia? Por primera vez, X+ proporciona la intuición del poder incontenible de un pueblo que lucha, un pueblo identificado no por su nación, su generación o su comunidad, sino por los tipos de su compromiso en el mundo.

X +
Marylène Negro
2010, 69 ? y 112 ?

(1) Antonio Gramsci, Carnets de prisión 6-9, tr. M. Aymard y P. Fulchignoni, París, Gallimard, 1983, p. 334. Cita del Carnet 8, escrita en 1931-32.

* «Una imagen de nosotros. X + de Marylène Negro » se publicó originalmente en:

  • Sept Mondes, Poitiers, Anamogues, 2011
  • Manifestaciones Écrits politiques sur le cinéma et autres arts filmiques, Réville, De l’Incidence éditeur, 2020.