BAFICI 2015: ATOMIC HEART DE ALI AHMADZADEH

This entry was posted on April 17th, 2015

Por Mónica Delgado

Sostenida en diálogos ingeniosos que parten de lo pop para virar hacia la reflexión existencial, y así de la comedia absurda al thriller, Atomic Heart de Ali Ahmadzadeh es una incursión en las sensibilidades de la clase media joven e ilustrada, con oportunidades e ilusiones, en una Irán pendiente de Occidente, mostrada a partir de avenidas desnudas que se transitan en medio de la noche, desde donde se difumina una brecha cultural imaginada.

Como en otros films emblemáticos del cine iraní (Ten de Abbas Kiarostami o la reciente Taxi de Panahi), algunas escenas suceden dentro de un auto, espacio que mantiene la intimidad de las conversaciones, y también de sus interrupciones mientras se observa lo que pasa alrededor como parte de una madrugada tranquila en apariencia. Pero la intención de Ahmadzadeh no es precisamente aprovechar este lugar de cercanías con las motivaciones de los cineastas mencionados anteriormente, sino que lo elige como espacio ideal de la levedad, de los diálogos de carácter surreal, de casi aforismos en torno a la referencia cultural y política, que incluye entonar We are the World como último himno de la humanidad. El movimiento, y su percepción, adquieren otra dimensión.

Si en los primeros minutos hay un énfasis por presentar esa rutina aburrida de la que las dos protagonistas escapan, de subrayar sus divagaciones sobre temas anecdóticos o reflexiones sobre la forma de los inodoros occidentales frente a las peculiaridades de Oriente, luego se suceden algunas elipsis anodinas, que producen una sensación de extrañeza, como una subversión del mundo «light» que se estaba representando. Y es allí donde hace aparición un personaje elemental para este corazón atómico, que propicia la aparición del impulso fáustico, de una suerte de Mefistófeles o vampiro que va a ir empequeñeciendo el afán de las dos muchachas.

Las protagonistas de Atomic Heart -título que parafrasea una canción de Pink Floyd- van a sufrir una transformación en su percepción de mundo, y sus paseos en el auto no tendrán el mismo aliento inicial de juventud y desfachatez. La llegada de este «diablo», un sabelotodo con pinta de capo de la mafia, las somete a un viaje de carácter político, es decir, ya no se pone en duda, las circunstancias pos salida de una fiesta, sino la misma naturaleza de vivir en una ciudad con un terror eterno. Y el ritmo del film adquiere la dinámica de esta duda y de la pesadilla, como si nunca fuera a acabar.

Competencia Internacional

Dirección: Ali Ahmadzadeh
Guión: Ahmadzadeh, Mani Baghbani
Editor:Ahmadzadeh, Ehsan Vaseghi
Música: Sahand Mehdizadeh
Dirección de arte: Melody Esmaeeli
Sonido: Amin Mirshekari, Hosein Abolsedgh
País: Irán
Año: 2015