BAFICI 2015: MUERTE BLANCA DE ROBERTO COLLÍO

This entry was posted on April 18th, 2015

Por Nicolás Carrasco

¿Cómo representar el duelo de una tragedia de la que cuesta hablar? En otras palabras, ¿cómo representar lo profundamente doloroso, lo irrepresentable? Estas interrogantes son la principal preocupación del cortometraje Muerte Blanca del chileno Roberto Collío. A partir de los hechos alrededor de cuarenta y cinco soldados chilenos que fallecieron a causa del “viento blanco” en la cordillera de Antauco, Collío construye una puesta en escena híbrida que alterna los registros propios del documental de observación con los de la animación tradicional, sin necesidad de apelar a la voz en off.

Los planos en blanco y negro de las barracas vacías, tanto desde fuera como de los interiores, son acompañados por una banda sonora compuesta por grabaciones que resaltan las voces de los soldados, donde solo se les escucha pero no se les ve. Estos aparecen en los planos animados en blanco y negro, que reproducen sus últimos momentos de vida, tratando de representar aquello que vieron o sintieron desde ese circunstancia, como tratándose de recuerdos fatales.

La puesta en escena de Muerte blanca evoca el luto propio de la tragedia que la inspira. Es un film que funciona como una especie de réquiem, no solo homenajeando a estos jóvenes caídos, sino también poetizando la idea de duelo hasta volverla sublime.

Vanguardia y Género

Dirección: Roberto Collío
Fotografía: Matías Illanes
Dirección de arte: Juan Pablo Sandoval
Producción: Isabel Orellana Guarello
Año: 2014
Formato: DM
Color: B&N
Minutos: 17