BERLINALE 2020: COZARINSKY, BONNETTA, ALEXANDROWICZ

BERLINALE 2020: COZARINSKY, BONNETTA, ALEXANDROWICZ

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Por Mónica Delgado

En Forum también pudimos ver Medium, nuevo largometraje documental del argentino Edgardo Cozarinsky, un retrato de la pianista y performer Margarita Fernández, de 93 años, y que mantiene el estilo del cineasta de los últimos años, de tono íntimo, poético, y sobre cuestiones desde la nostalgia y lo familiar.

Ante todo, Medium es un homenaje a una amiga que se conoce bien, pero también un tributo a un personaje que, al parecer, no ha recibido el reconocimiento que se merece, en un país de olvidos. Margarita Fernández, una de las impulsoras del género del teatro instrumental, creado por Mauricio Kagel, es registrada de manera contemplativa, como en uno de los planos inciales, donde sus manos ejecutan una pieza en un piano, con el único fin de percibir, en ese tiempo dilatado, cómo la música inunda la pantalla en todo sentido. Conocemos a la protagonista desde su relación particular con la música, en la ejecución de una pieza desde la memoria y la fidelidad a una partitura que no se lee.

Brahms es otro de los personajes del film, e incluso el mismo Cozarinsky, que aparece algunas veces o fuera de campo, como sostén de muchas reverberaciones y agradecimientos. La música cumple la función de describir la sentimentalidad del personaje, pero también su racionalidad, como si aquello de que la música es pura intuición no cuajara del todo. Y para ello, Cozarinsky apela al registro diverso, y quizás la parte más emocionante sea ver a la pianista en su diversidad, como en la inclusión del material de archivo, en escenas del film La pieza de Franz (1973), del cineasta experimental Alberto Fischerman. Sobre todo, porque rompe la distancia entre la música clásica y el accionar político, un momento que saca a la pianista de sus reflexiones sobre su campo y la ubica en un panorama político convulso.

Medium: Conversaciones de Fernández con jóvenes, como estableciendo correspondencias generacionales, pero también como espejos sobre fascinaciones y sueños. Un tono epistolar, para ratificar el ámbito de la amistad de dos personas unidas por la música. Y un mapa geosentimental entre Buenos Aires y Baden-Baden, que va más allá del amor a Brahms.

Otro film en Forum de interés fue The viewing booth, de Ra’anan Alexandrowicz, el registro de un experimento sobre la naturaleza de la observación del espectador. El cineasta convoca a un grupo de estudiantes para sentarlos en una cabina ante videos virales de Youtube sobre el conflicto en Hebrón entre Israel y Palestina. En el trámite, elige solo a una, a Maia Levy, quien logra empatar con el director una visión cuestionadora sobre las imágenes mostradas.

The viewing booth propone una ruta para desmantelar imágenes desde el concepto de verosimilitud, sobre si lo que se ve es real o no. ¿Esas personas están actuando o están mintiendo? Más aún, cuando la estudiante logra confrontar algunas posiciones políticas del cineasta de filiación israelí.  Y lo llamativo de la propuesta es que nosotros como espectadores contemplamos las reacciones, como esos videos de las redes sociales donde un grupo de personas está sentada frente al televisor y nosotros nos regodeamos en sus risas o miedos ante los finales de las temporadas de las series más vistas. Así, Alexandrowicz propone dos vías en su experimento: él a la caza de los comentarios de su espectadora, y nosotros imaginando algunos videos, que no se muestran, y asistiendo también como espectadores pasivos ante estas respuestas.

Alexandrowicz materializa estos modos de ver, incluso cuando vuelve a invitar a Maia a ver los videos de sus propias reacciones, generando una distancia, por momentos, de aquello que se vio hace algunos meses, o provocando confrontaciones ante opiniones que ahora se valoran distintas.

The viewing booth como ejercicio sobre la observación en tiempos de hipervisualidad y guerra, y por otro, sobre la capacidad de verosimilitud de los simulacros, donde nada parece real, solo listo para consumirse, en un tráfico de conmociones de fines políticos y propagandísticos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email