CANNES 2015: MOUNTAINS MAY DEPART DE JIA ZHANG-KE

This entry was posted on May 19th, 2015

Por Mónica Delgado

Todos los filmes de Jia Zhang-ke remiten a su tesis principal: un capitalismo que deshumaniza. Como en sus anteriores trabajos, Mountains May Depart también refleja la reflexión del cineasta sobre la China actual, pero aquí presa del flujo transnacional, las pocas condiciones de la minería para un trabajo justo y el arribismo de los nuevos ricos, y a través de un triángulo amoroso que se convierte en drama familiar.

Las consecuencias de la adoración al capital encuentran en este filme un gran escenario, y son sentidas como una tara que todo lo va carcomiendo, ingresando al espacio de lo íntimo para individualizar y enajenar.

El filme abre con una coreografía a ritmo de un tema famoso de Village People pero en versión de Pet Shot Boys, que no deja tener el tufillo político del contexto en que se lanzó el tema a finales de los setenta. Zhang-ke lo utiliza como metáfora de lo colectivo y que se va arruinando, hasta dejar a sus personajes en la plena soledad.

Hay un tratamiento especial en los tres tramos temporales que el cineasta desarrolla en las más de dos horas de metraje, uno que arranca en el año nuevo del 2001 (con la pantalla en 1:33 y el más logrado), luego en la actualidad, para luego avanzar once años en el futuro, marcado por los adelantos tecnológicos que en vez de unir separan a la gente, y que no llega a cuajar dentro de la propuesta general, sobre todo porque hay una impostación o profetización cuyo pesimismo se revela como el motor del caos que se pretende cuestionar. La sociedad de la información ha sido suplida por el arribismo y el “emprendedurismo”. Lo único que queda son los modos de conexión en un mundo de alienados en serie e informatizados. En este lapso seguimos a Tao (la actriz Zhao Tao, la misma de A Touch of Sin), desde su relación amorosa inicial hasta veinticinco años después ya madre, solitaria y divorciada. Este seguimiento a lo largo del tiempo, propicia también una lectura generacional, de sus distancias y de las tradiciones que sobreviven en ellos, en un tono agridulce y desencantado, lo que es el valor principal del film.

Mountains May Depart habla de una China en crisis y de personajes agobiados por ella, y depara una sociedad donde los hijos tienen que conseguir traductores para comunicarse con sus padres, de las brechas culturales y del invierno como cobijo de aquellos que quedan solos. Sin ser lo mejor de Jia Zhang-ke, se halla aquí la mirada lúcida con toques de absurdo que faltaba en Cannes.

Competencia Oficial

Director: Jia Zhangke
Producción: Shozo Ichiyama
Guión: Jia Zhangke
Reparto: Zhao Tao, Silvia Chang, Zhang Yi, Dong Zijian
País: China, Francia
Año: 2015