CANNES 2018: SHOPLIFTERS DE HIROZAKU KORE-EDA

CANNES 2018: SHOPLIFTERS DE HIROZAKU KORE-EDA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Por Mónica Delgado

Shoplifters tiene en tono menor, es decir, menos escandaloso y miserabilista, algunos componentes que suelen gustar a jurados, afanosos por la corrección política y atentos a que el cine refleje un poco la podredumbre moral y económica que vive la humanidad. Sabemos que en diversos certámenes de cine se suelen premiar los temas antes que a propuestas estéticas o formales del cine. Una película sumamente virtuosa, creativa, original, o simplemente que se hace preguntas sobre el lenguaje cinematográfico, podría quedar fuera de juicios de valor simplemente porque no habla de refugiados, feminicidios, trata de personas o guerras fraticidas. Así, se termina premiando a la urgencia o a películas necesarias, que llegan justo en el momento indicado para suavizar conciencias o poner en agenda temáticas noticiarias asumidas en puestas en escena que apelan al falso “art house”. Y si bien, Hirokazu Kore-eda no recurre al miserabilismo y demás, sí aborda un tema “urgente” de marginales sociales como crítica a una situación bucrocrática en la actual Japón, narrando las vivencias de un clan de estafadores que recoge y cuida a niños de la calle, en la periferia de un país que oprime y separa. El tema necesario asoma y también la posibilidad del consenso, en un film sencillo y de buenas intenciones, y que hiciera que Kore-eda reciba su primera Palma de Oro.

Shoplifters trata un sentido común usual, sobre si “madre es la cría o la que pare”, o sobre si las “familias existen y se sostienen más allá de los puros lazos de sangre”. Desde esta premisa, Kore-eda nos adentra en la cotidianidad de lo que podría ser un padre y su pequeño hijo ladrones en rutina de robar pequeñas cosas en supermercados. Un par de tenderos de poca monta, que son el punto de despegue en una historia que se desarrolla a partir de actos que dibujan a una familia “bonita” donde prima el afecto y el respeto. Luego, la llegada de una vecina, una niña de cuatro años, a quien sus padres tienen en estado de abandono, graficará la naturaleza filial de este entorno, a punta de cenas y visitas a la playa. Pero poco a poco, Kore-eda irá revelando la gran injusticia estatal que pone en tela de juicio qué es o no una familia.

Como en Nadie Sabe (2004), Kore-eda vuelve a narrar, desde las claves del melodrama, sobre algunos actos de supervivencia de los desclasados. Pone esta vez el ojo en esta familia de estafadores y la coloca como modelo de lo que podría ser una verdadera relación de amor entre padres e hijos, y entre hermanos, donde los vínculos filiales reales no existen. Kore-eda apuesta por mostrar que en la actual Japón, el estado y su burocracia sería el gran obstáculo para la conformación de familias atípicas y de la afirmación de su amor.

En Shoplifters nada es lo que parece ser, y Kore-eda elige una puesta en escena de interiores, donde la calidez de esta familia prima, sin apelar a excesivos dramatismos. Si bien la descripción de esta familia, con abuela, esposos e hijos, es mostrada con un ojo que la admira y eleva, mientras que en la parte de tesis, que aparece con la inclusión del rol del estado, es donde Kore-eda apela al drama barato y predecible.

De todas formas, el film de Kore-eda resultó ser una elección benigna, ante la posibilidad de que el miserabilismo o la corrección política (sino recordar el desastre de I, Daniel Blake…) pudieran alcanzar la ansiada Palma de Oro.

Competencia oficial – Palma de Oro 2018
Director y guionista: Hirokazu Kore-eda
Productores: Matsuzaki Kaoru, Yose Akihiko, Taguchi Hijiri
Reparto: Lily Franky, Sakura Ando, Mayu Matsuoka, Miyu Sasaki, Kirin Kiki
Música: Haruomi Hosono
Fotografía: Kondo Ryuto
Edición: Hirokazu Kore-eda
Productora: Aoi Pro, Inc.
Japón, 2018, 121 minutos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email