CANNES 2019: LIBERTÉ DE ALBERT SERRA

This entry was posted on May 19th, 2019

Por Mónica Delgado

Liberté de Albert Serra se convierte en una nueva semántica para los imaginarios libertinos del siglo XVIII. De la mano de los motivos de los relatos del Marqués de Sade a las fantasías de Guillaume Apollinaire, y de una instalación y obra de teatro del mismo cineasta, Serra desarrolla en este film una naturalización de las filias y otras prácticas sexuales de ese contexto histórico, para implantarlas bajo el cobijo de un bosque durante toda una noche y madrugada. La práctica del cruising decadente para disfrute de voyeristas y exhibicionistas.

La noche propicia que un grupo de libertinos que escapan de Francia se detengan y den rienda suelta a sus deseos sexuales. Pero Serra no los arroja directamente a consumar sus deseos, sino que establece una progresión, yendo de las masturbaciones y juego sexuales, a las penetraciones y latigazos, como una materialización también de las estructuras de poder entre el grupo de hombres y mujeres, entre nobles y súbditos.

En Liberté hay mucho sexo explícito, que en muchos casos da cuenta de la imposibilidad de la consumación del acto. No prima la pulsión en sí, sino la búsqueda pulsional, que luce desordenada, entre objetos, miradas y cuerpos, de personajes que parecen estar condenados a la imposibilidad de la gratificación, y donde también el sexo se vuelve una herramienta para el control de clase o para la “insurrección” simbólicos. El deseo no nace necesariamente para una finalidad intrínseca de los cuerpos. Estos libertinos viven en constante búsqueda de su objeto de deseo, y eso es condensado de modo magistral por Serra en un solo espacio y durante toda una noche.

En el film de Serra, aflora también una función social del sexo. Los condes son azotados y las duquesas bañadas en leche y encerradas. Las pequeñas cabinas de transporte se vuelven en símiles de los castillos o mansiones y terminan siendo espacios para la coronación o impedimento del deseo. El mundo de Liberté concuerda con los sucesos de La muerte de Luis XIV, en la medida que completa una galería de personajes corroídos por el poder y que logran arrastrar en esa vía a doncellas o sirvientes.

Con Liberté (que funciona como afirmación de que estos libertinos no son más que abanderados de la libertad en todo sentido), Serra realiza una de sus obras más plásticas y hermosas, debido a una fotografía de tonos mates y de ligera granulación (que recuerda al trabajo de Noël Véry en los films de Walerian Borowczyk), y por la manera es que nos somete a a explorar a través de encuadres de composiciones perfectas.

Punto aparte. Extraña su inclusión en Un Certain Regard, porque desentona con la línea editorial implícita de esta sección del festival, y porque se trata de una obra muy personal que no busca competir ni ganar premios. Una gema en medio de Cannes.

Un Certain Regard
Dirección y guion: Albert Serra
Editor: Ariadna Ribas
Fotografía: Arturt Tort
Reparto: Helmut Berger, Laura Poulvet, Theodora Marcade, Marc Susini, Eliana Zabeth, LLuís Serrat
Productora: Andergraun Films
España, 2019, 120 minutos