CANNES – QUINCENA DE REALIZADORES 2021: ÎNTREGALDE DE RADU MUNTEAN

CANNES – QUINCENA DE REALIZADORES 2021: ÎNTREGALDE DE RADU MUNTEAN

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Por Mónica Delgado

La vieja premisa de perderse en los bosques, abordada en el cine sobre todo desde el género fantástico, es transformada por la mirada del rumano Radu Muntean en una oportunidad para poner a prueba en sus prejuicios sociales a un grupo de personajes citadinos en confrontación con un mundo rural anclado en el tiempo. En Întregalde (2021), un convoy de 4 x 4  y demás camionetas de  todo terreno de Bucarest parte en labor humanitaria o de caridad por algunos poblados de las zonas más recónditas de Transilvania. Lo que comienza como una actividad gratificante entre familias y amigos de clase media, que llevan bolsas de alimentos enlatados, se va volviendo una pesadilla cuando uno de estos autos, con tres miembros (interpretados por Maria Popistasu, Ilona Brezoianu y Alex Bogdan) se queda atorado en el fango debido a unas indicaciones erradas dadas por un lugareño.

Más allá de este punto de partida, de personajes inmersos en un terreno hostil en pleno invierno, lo que transmite Muntean en Întregalde es la incapacidad de lograr alguna empatía con algunos personajes (y lo que representan): Por ejemplo, un anciano que desorienta a los viajeros (y que luego sabemos sufre de demencia), y que ayuda a reflejar un desconocimiento de la ruralidad en toda su estructura y funcionamiento. Al inicio del film, cuando estos tres personajes piden ayuda a este habitante que se les cruzó por la estrecha trocha, y lo suben al auto para que les guie en la ruta hacia el siguiente poblado, esta presencia funciona como desestabilizadora, no solo por los subsiguientes enredos o confusiones, sino en relación a una distancia social clara y clasista: el nuevo personaje es asumido y comentado como extraño, sucio, mentiroso. En este sentido, este personaje, llamado Kente, que irrumpe en escena, asoma para hacer visible una paradoja: la de la ayuda humanitaria performática, de gesto altruista vacío, y que no deviene en una conciencia sobre la posición subalterna de aquellos que se ayuda. Pareciera que Muntean (como pasa con el ojo crítico de otros cineastas rumanos de los últimos años) intenta deshacer estas puestas en escena de cáscara humanizadora a partir de personajes que pierden los cabales y que se vuelven seres egoistas (aquí asociado a la alienación urbana) en contraposición a otras clases sociales (como la del anciano rural con demencia que parece vivir en un abandono) que viven en un ostracismo y pobreza. Y, sobre todo, desde las formas de la sátira social, aquí a medio camino entre elementos de la road movie o el film de horror.

Hay una escena previa en la que las dos mujeres de este grupo llega a la casa de una mujer humilde que yace durmiendo. Al ingresar ven que la mujer está enferma de un brazo, pero solo le hacen un comentario y dejan la bolsa de alimentos, y sin querer comprometerse abandonan rápidamente el lugar, ya que pareciera que la meta es entregar estas ayudas, cumplir con un afán pseudo filantrópico, y no asistir en sus problemas reales a las personas, prestar atención a sus carencias. Esta clave, en su sentido y performance, aparece a lo largo del film, pero en relación sobre todo al personaje del anciano, que funciona como espejo para evadir, sobre lo que al final buscan estos personajes (casarse, tener hijos, viajar) como objetivos de vida.

Luego de films como Tuesday After Christmas (2010), One Floor Below (2015) y Alice T. (2018), Muntean se afirma aquí como un cineasta que maneja muy bien los ingredientes de una sátira social desde estas distancias y mínimas correspondencias con las prácticas de solidaridad o empatía que propone como trama. Es un film sobre cómo se afirma una idea de otredad, sobre cómo se construyen ideas sobre los otros y que se toman como certezas y de cómo estos imaginarios desde la alteridad se materializan desde lo visual, sobre todo en toda la parte final, donde aparecen los sujetos de observación, entregados a una mirada indagadora, con miedo a inmiscuirse, a ser parte de esa comunidad de paso. En este sentido, Întregalde es un gran trabajo.

Quincena de Realizadores
Dirección: Radu Muntean
Guion: Alex Baciu, Radu Muntean, Razvan Radulescu
Fotografía: Tudor Vladimir Panduru
Edición: Andu Rudu
Diseño de producción: Anca Lazar
Reparto: Maria Popistasu, Ilona Brezoianu, Alex Bogdan, Luca Sabin, Toma Cuzin, Gabor Bondi, Radu Muntean, Carmen Lopazan, Luca Elena, Luca Maria, Vlad Oancea, Victor Neagoe
Productora: Multimedia Est, The East Company Productions
Rumania, 2021, 104

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email