CURTOCIRCUITO 2019: DOS CORTOMETRAJES DE JUDITH ADATABERNA

This entry was posted on October 9th, 2019

Por José Sarmiento Hinojosa

En el último Curtocircuito 2019, pudimos ver una muestra de nuevos creadores gallegos en la sección Planeta GZ. Entre ellos, la obra de Judith Adataberna Glimpses on devil eye (2019) e Parpadeo (2018), parecían sugerir una nueva aproximación sobre viejas obsesiones del arte: el paisaje y el cuerpo, mediante abstracciones visuales que corresponden con lógicas del video arte y el cine digital. Ambas obras de la gallega se cimientan sobre el interés de la misma de reflejar los panoramas corpóreos del mundo natural y humano, en intercambios constantes que por momentos parecen carecer de una lógica u orden predeterminado, por momentos deambulan entre intenciones que son difíciles de reconocer, y en sus mejores minutos alcanzan ciertos matices similares a artistas visuales o cineastas experimentales tales como Takashi Makino o Peter Kubelka.

En Parpadeo, hay esta intuición inicial de desnudar el estructuralismo cinematográfico, mediante gestos que parecen prestarse ciertos modos de Kubelka o de Sharits. Estos pulsos luz/oscuridad,  color/imagen, esta frecuencia de un “flickr” (simulado digitalmente) constante parece recurrir a las estrategias del cine estructural temprano, pero luego la estrategia se devela como un modo de confrontar paisajes humanos con imágenes de la naturaleza en un constante flujo pulsional de formato cuadrado. En sus mejores momentos, Parpadeo se intuye como una obra considerable dentro de sus posibilidades de la “posibilidad de miradas” o el flujo de imágenes, y por instantes comparte momentos Sharitsianos que la elevan a una especie de meditación y mantra en aceleración.

Glimpses on devil eye comparte con Parpadeo esta indefinición que por momentos le resta a la obra de Adataberna. Todo está condensado en la imagen: imágenes de niños y adultos en piscina, agua, cocodrilos, naturaleza, un crisol de imágenes figurativas que luego se convierten en un ejercicio de abstracción a lo Makino. Y en esos momentos encontramos la parte más interesante de este cortometraje: en el intento de utilizar el medio digital para abstraer el panorama, ampliarlo y contraerlo en imágenes concatenadas a un ritmo musical que les confiere cierto peso conceptual: la recreación de lo abstracto a partir del paraje natural. Por estos minutos, Glimpses on devil eye es notable, pero al igual que Parpadeo, son obras prometedoras que alcanzan ciertas alturas encomendables, pero que del todo no terminan de sostenerse completamente.