ENTREVISTA A ISABELLE PRIM: “EL CINE PERMITE DAR CUENTA DE LA POLIFONÍA DE UNA PALABRA”

This entry was posted on February 4th, 2020

Foto: DaFilms

Por José Sarmiento Hinojosa

Cineasta dedicada a un trabajo interdisciplinario muy particular en el cine, con un notable interés en las maquinaciones del psicoanálisis y la memoria, de la historia y el papel de mujeres, Isabelle Prim ha estado desarrollando una carrera más que interesante desde sus años de estudiante en Le Fresnoy. Su último largometraje, Mens (2019), se estrenó el año pasado en Rotterdam y BAFICI, con comentarios positivos. Hablamos con Isabelle sobre su experiencia como estudiante y nueva cineasta, sus intereses y el enfoque personal en su obra.

Desistfilm: Comencemos con sus comienzos: ¿Cómo comenzó con el cine, cuáles fueron sus primeras experiencias, sus influencias, etc.?

Isabelle Prim: Sí, comencé a estudiar en una escuela de bellas artes en el sur de Francia. Y al mismo tiempo, estudié en una escuela de teatro, durante cinco años, y  también estudié en un conservatorio. Hice ambos programas al mismo tiempo; fue una experiencia extraña, ya que no es usual hacer estas dos cosas simultáneamente: ser estudiante de arte y estudiante de teatro.

Entonces, incluso antes de hacer una película o un video, comencé con el teatro de performance y, al mismo tiempo, poco a poco, comencé a ver películas, películas clásicas, porque mi padre es un coleccionista de viejas películas famosas, lo que me permitió poder verlas. Cada mes recibíamos una nueva película en casa, y me rodeaba así de cineastas como Fellini, Godard, Resnais. Así es básicamente fue como empecé, porque no tenía una familia cinéfila.

Después de mi estadía en estas dos escuelas, fui a UDK, en Berlín, y luego regresé a París para obtener mi título y hacer un curso de posgrado en la Escuela de Arte de Lyon, con Jean-Pierre Rehm (quien es el director del FID Marsella, el festival de cine más importante de Francia, creo. Allí aprendí que las películas pueden ser otra cosa …). Él era mi maestro en esta escuela, y después fui estudiante en Le Fresnoy al norte de Francia, y hace cinco meses me convertí en doctora. Hice esto en una universidad, en Montreal.

Mens (2019)

Desistfilm: Al ver tus cortometrajes, pareces tener un interés particular en la historia de las figuras femeninas en el cine. ¿De dónde vino este interés por estas vidas e historias?

Isabelle Prim: Primero, surgió de la idea de querer protagonizar mis películas. Cuando hice Le Rouge et Le Noir (2011), todavía era un estudiante y tenía interés en estar a ambos lados de la cámara, por delante y por detrás. Fue más fácil para mí trabajar individualmente, que explicar mis ideas a otras personas en ese momento. Mi película Lunch with Gertrude Stein (2013) es la historia de una joven artista, que encuentra esta figura del modernismo, Gertrude Stein, y desde este interés es que seguí la misma dirección en mis siguientes películas, donde hablo sobre la relación de una mujer joven con la autoridad. Siempre es la historia de una joven que, al mismo tiempo, teme y desea a una persona. En Mademoiselle Else,  ella se debate entre su deseo de estar desnuda y mostrar un cuerpo que le parece hermoso, y el miedo de que este viejo la toque. En Lunch with Gertrude Stein, la joven hada (la joven artista), desea mostrar su trabajo a esta gran figura del arte moderno que es Gertrude Stein y, al mismo tiempo, teme este momento.

En Mens (2019), es bastante diferente, porque la niña se convirtió en un niño muy joven. Pero, creo que es la misma relación que tuve en mis películas anteriores. Es un personaje pasivo frente a algo más grande que él: el cine y también la historia misma.

Desistfilm: En ese sentido, más allá de los asuntos prácticos, ¿por qué crees que era importante trabajar contigo ante la cámara?

Isabelle Prim: Fue más fácil para mí, por supuesto. No sabía exactamente lo que quería al principio, y quería lidiar con mi incompetencia. Es lo mismo con los guiones: no puedo escribir guiones normales. En ese momento, fue difícil para mí explicar las cosas, construir un objeto más democrático para un equipo y trabajar en cosas precisas y explicarlas. Eso se convirtió en una situación de “yo antes que nada”, que era más fácil de manejar.

La otra razón es porque mis primeras películas fueron una especie de “monólogo interno”. Esta novela que adapté, Fräulein Else en Madmoiselle Else, está escrita por Arthur Schnitzler a fines del siglo XIX, y es el primer monólogo escrito por un hombre sobre una niña. Se trata de sexualidad. Este monólogo se encuentra en estos dos niveles: el primero es la retransmisión de escenas externas, y el segundo es la restitución de los pensamientos internos. Entonces tienes un comentario de la escena, una expresión de su contradicción. Para mí, todas estas paradojas y confrontaciones me permiten expresar esta imposibilidad, porque cuando estoy jugando no puedo ver lo que estoy haciendo en estas escenas “metafísicas”, que no son objetivas. Quería jugar con la proyección, que es una palabra que funciona en el cine y también en el psicoanálisis. Así que quería repetir la operación técnica en el cine, pero también con lo que dice la proyección sobre la representación, la perspectiva y la interpretación. En esta adaptación que hice, tienes secuencias filmadas afuera en las montañas con un dispositivo de aficionado (cámara de 16 mm). Y esto se proyecta literalmente en esta caja negra en Le Fresnoy, en la ubicación principal del rodaje. Entonces, tienes esto fuera del personaje que fue tomado por este “adentro”, que metafóricamente es lo que hice conmigo mismo.

Para mí, esta proyección también fue un pretexto para jugar con el archivo o la idea del archivo, porque cuando estás filmando algo y proyectándolo en otro lugar, ya es algo del pasado. La materialidad de la imagen ya está impregnada de pátina.

Desistfilm: Eso es realmente algo bastante interesante, porque lo que he visto en tus cortometrajes es esta fusión de diferentes disciplinas dentro del cine: estrategias de actuación, cosas del videoarte, hay literatura, teatro y también, por supuesto, cine. Se unen para formar esta criatura que pones en la pantalla. ¿Es esta parte, supongo, de lo que tu formación te llevó a hacer? ¿Trabajar con diferentes disciplinas?

Isabelle Prim: Creo, ya ves, ahora también estoy enseñando en una escuela de bellas artes, así que puedo ver eso en mis trabajos. Creo que mi formación toma una buena parte en esta forma de mezclar diferentes métodos y niveles de producción. Estoy tratando de transportar cierto tipo de cine experimental en una forma no narrativa. Estoy tratando de mantenerlo. Me gusta trabajar en las formas, después de todo, soy editora. El proceso que ocurre antes del rodaje no es algo que me guste, más o menos, pero necesito trabajar con cosas existentes, así que me gusta trabajar en el formato.

Además, no quiero poner la forma contra la historia. Para mí, tanto la historia como la edición pueden tomarse como una historia, por eso a veces, quiero hacer películas sin menos experimentación, pero no puedo. La experimentación y la manipulación están en mi sangre.

Desistfilm: Has hablado de tu adaptación de Fräulein Else de Arthur Schnitzler, esta visión de un monólogo interno de una niña escrita por un hombre. ¿En qué difiere su trabajo de la intención del autor con su propia visión como mujer? ¿Encontraste su interpretación lo suficientemente rica? ¿Hubo partes en las que quisieras enfocarte, discursos que quisieras cambiar? ¿Cuál crees que es la idea de Isabelle Prim de Madmoiselle Else en comparación con la de Shnitzler?

Isabelle Prim: Si decidí adaptar Schnitzler, no es por la falta de cosas nuevas que quería que existieran en las imágenes, sino porque descubrí que todo estaba allí. Y esa es, a menudo, la paradoja cuando quieres adaptar un libro. Literalmente usé este libro como una partitura. Entonces, yo era como la intérprete. ¿Cómo trasladar una frase literaria, un estilo también, en imágenes? Y la interpretación siempre agrega significado. Especialmente, porque soy una mujer, que vive en una época muy diferente a la de Schnitzler. Por ejemplo, cuando Schnitzler evoca las proyecciones de fantasía de Else, las escenifico como proyecciones cinematográficas: proyecto imágenes en otras imágenes. El cine lo permite, permite dar cuenta de la polifonía de una palabra, sus diferentes significados.

Mademoiselle Else (2010)

Desistfilm: ¿Crees que tu experiencia como editorA también ha influido mucho en tu trabajo?

Isabelle Prim: Sí, porque cuando estoy editando una película, es también cuando los directores están más sueltos y ya han tenido sus ideas editoriales juntas. Llego al final del proceso, a menudo. Entonces, siempre pido no leer el guión, nunca. Quiero reformar, reinventar la historia con las imágenes cercanas y tener al director cerca. Quiero ver qué sucede entre estas imágenes, su creador y sin el guión. Quiero construir cosas después de la filmación, hacer cosas con lo que tengo frente a mí, no con lo que debería tener. Mi método de trabajo con mis películas es el mismo. Tengo escenas; tengo actores y los ordeno como en el teatro, como en una pintura. El guión no está presente, no está en todas partes.

A veces, ves películas y te imaginas que el guión es el punto de partida y el punto final. No creo que eso pase en mis películas. No tengo suficiente fe en los guiones para hacer películas como esa. Pero a veces debería, lo sé.

Desistfilm: el psicoanálisis parece jugar un papel importante a lo largo de su carrera como cineasta. ¿Puedes hablar un poco sobre este ala de la psicología y su relación con tus películas?

Isabelle Prim: De hecho, el psicoanálisis opera por asociaciones, por “asociaciones libres”. Y así es como trabajo en todas las etapas de la película, que no es otro que un “montaje generalizado”, como Vertov llamó a sus películas. Por ejemplo, cuando un paciente cuenta un sueño, el psicoanalista no está tan interesado en el sueño en sí sino en la forma en que el paciente lo cuenta, en las palabras que elige hacerlo. Contar un sueño (o una historia) siempre es traicionarlo. Y así es como veo mi relación con el escenario, como una traición.

Desistfilm: Has actuado y actuado en tus películas. Usted ha sido dirigida por otros cineastas como Jean-Claude Brisseau, y también ha dirigido a otros actores en sus películas. ¿Puedes hablar sobre esas tres experiencias diferentes con respecto a la dirección de un actor o actriz?

Isabelle Prim: He sido actriz en diferentes cortometrajes pero no en largometrajes, así lo prefiero. No es lo que quiero también, convertirme en actriz. Entonces, cuando Jean-Claude Brisseau me pidió que hiciera esto (para Que le diable nous emporte (2018)), fue un proceso largo, porque al principio, él quería: somos tres chicas en la película, y antes de tener la idea de la película tuvo la idea de hacer una película sobre amantes, los tres. Entonces, toda la historia sobre las fotos eróticas que puedes enviar a otra persona, él no sabía que podría existir. Entonces, en el rodaje hablamos mucho, y eso me interesó.

El rodaje en sí fue un poco frustrante, porque Jean-Claude no usó muchos planos, fueron muy, muy cortos. Hizo las dos secuencias en una sola jornada; usó la primera toma … Quiero decir, cuando estás jugando, quieres repetir los tiros, rehacerlos, y fue imposible porque estaba cansado y estaba de acuerdo con la primera toma. Después de esta experiencia, quería hacer una película, ofrecer a los actores la posibilidad, dirigirlos, es algo que nació de la frustración.

Pero,  fue realmente interesante porque Mens fue mi primera experiencia con “dirección real”. Estaba obsesionada por el largo proceso de rodaje. Dirigí a los actores y ellos querían que yo los dirigiera, y creo que construí esta forma de trabajar, de construir sobre lo que fue mi experiencia con Jean-Claude Brisseau. Me gusta mucho, pero este rodaje … si has visto toda la discusión que tuvimos antes del registro … después de eso,  la filmación fue demasiado corta, en comparación a lo otro. Elegí cosas de mi experiencia de actuación y las puse en mi experiencia de directora.

Desistfilm: En Mens, esta idea de tener dos eras jugando al mismo tiempo: tener el escenario histórico, pero también llegar de un lugar de memoria. Pasado y presente juntos en el mismo escenario, ¿de dónde surgió esa idea?

Isabelle Prim: Durante muchos años he estado interesada en los archivos como fuente de ficción, como un recurso para abrir más que para cerrar. Para esta película, busqué documentos criminales que datan de finales del siglo XIX. Quería hacer una película desde esta experiencia, porque esa época (finales del siglo XIX) fue un momento crucial; el nacimiento del psicoanálisis, el nacimiento del cine, el nacimiento del registro judicial, todos nacieron al mismo tiempo. Entonces, me instalaron en la mesa de consulta del archivo en Grenoble, una ciudad cerca de Mens, que es el nombre del pueblo donde filmé la película. Estaba consultando estos archivos en Grenoble para prepararme para la película y me encontré con este archivo, al azar, desde 1895, del pueblo de Mens, donde aún vive mi madre. Indagué a través de las páginas y descubrí que este documento era uno de los más proporcionados de su tiempo; tiene novecientas páginas de papel amarillo viejo cubierto por huellas de escritura a mano.

Me pasé todo el verano poniendo esta letra en la computadora. Fue muy largo. Este archivo se parecía mucho al guión, en realidad, estaba escrito como un guión: con personajes, con detalles sobre ellos. Quería hablar sobre el presente usando el pasado. ¿Cómo puedo hablar sobre la verdad produciendo ficción? Esa fue mi obsesión, ¿cómo interpretar el archivo?

Esta también fue una película que costó muy poco dinero. Lo hicimos sin nada.

Desistfilm: Entonces, ¿qué viene después de Mens? ¿Qué sigue?

Isabelle Prim: Estoy soñando con un proyecto en los Alpes (vengo de las montañas, allí era mi casa). Se trata de una quinta estación (ya tienes verano, invierno, etc.). Es una película de detectives, con un hombre que habla con un perro, pero no puedo decir más. Es una historia muy compleja situada en esta temporada.