IFFR 2020: ENTREVISTA CON MALOU REYMANN, DIRECTORA DE “A PERFECTLY NORMAL FAMILY”

This entry was posted on February 4th, 2020

Por Gojko Dimic

En el estreno mundial en el Festival de Rotterdam 2020 de A Perfectly Normal Family, dirigida por la cineasta danesa Malou Reymann, el público brindó una gran ovación a esta impresionante película debut. Esta fascinante historia sigue a una niña de 11 años, Emma, ??cuyo mundo entero cambia repentinamente su curso, cuando su padre Thomas le dice, a ella y a su hermana Caro, que quiere convertirse en mujer. Ahora, una historia como esa se ha contado muchas veces, una lucha de una persona transgénero para encontrar la aceptación de su familia y el mundo en general. La película de Malou nos muestra una perspectiva completamente nueva sobre este tema, la de una niña que trata de aceptar el cambio de sexo de su padre y el pasado que tuvo con él. ¿Fue todo una mentira? ¿Hubo alguna señal? ¿Se supone que su padre ahora es su madre? En manos de un director menor, esta película podría haber sido solo un sollozo melodramático, pero el tono de la película es alegre. Cuando duele, duele, pero en el debut de Reymanns, se encuentra la dosis perfecta de humor en la historia, tanto para convertirla en un retrato honesto de problemas familiares. ¿Quién mejor para contar esta historia que alguien que ya la haya vivido? En la entrevista, hablo con ella sobre este debut, al dirigir una historia tan personal y en un mundo de la corrección política.

Desistfilm:  Ahora que el estreno mundial ha terminado, ¿cómo te sientes sobre la recepción del público? ¿Cómo fue ver A Perfectly Normal Family en la pantalla grande por primera vez con ellos?

Malou Reymann: La proyección de anoche fue realmente increíble, fue una experiencia tan hermosa. Fue la primera vez que lo vi con una audiencia, y encima internacional. Es muy diferente verlo con una audiencia porque realmente percibes cómo reaccionan. Se puede ver la película de manera diferente. Podía sentir a la gente reír y llorar, y eso era exactamente lo que quería lograr con la película. También fue interesante verlo con una audiencia internacional, porque la película se encuentra en esta sociedad danesa, suburbana y de clase media con situaciones muy comunes, por ejemplo, la confirmación, esta fiesta familiar que es muy danesa en cierto sentido. Tenía curiosidad por cómo se traducirían estas cosas, especialmente cómo volaría la tonalidad de la película, porque tiene este tono muy humorístico y escuchar a la gente reír fue realmente genial.

Desistfilm: ¿Siempre fue tu plan contar la historia de tu vida en tu película debut?

Malou Reymann: No. Tenía la sensación de que iba a trabajar con este tema y esta experiencia en algún momento, pero nunca planeé que fuera mi debut. Estaba trabajando en otro largometraje después de la escuela de cine y llegué bastante lejos con ese proyecto, pero tuve problemas para conectarme. Luego, el comisionado del Danish Film Institute también dijo en algún momento que realmente no estaba llegando con ese largo correctamente y me preguntó si tenía otro proyecto en mente. Estaba un poco insegura contándole sobre esta idea, pero como él me preguntó, le conté la historia y dijo que esa era la película que quería ver. Así que creo que eso me dio el coraje de probarlo y ver cómo sería comenzar a escribirlo. Más tarde, le conté a mis productores, y ellos también se conectaron con la historia y para ese momento realmente sentí que tenía que sumergirme en ella e ir hasta el final y decir que esta es mi historia y esto es lo que soy como cineasta.

Desistfilm: ¿Cómo fue el proceso de casting?, porque estabas buscando, entre otras cosas, a alguien para que te encarne a ti misma…

Malou Reymann: Tuvimos muchas chicas que postularon, ante una convocatoria de cientos y, de hecho, Kaya Toft Loholt estaba en la primera ronda y teníamos muy claro que estaba más allá de cualquiera que podamos imaginar. La tuvimos en el segundo, y en el tercero y tal vez incluso en el cuarto casting con Mikkel, quien interpreta al personaje padre, por lo que realmente la probamos y en cada casting ella nos sorprendió. Ella es realmente una actriz increíble. Tenía 10 años cuando filmamos la película y entendía las emociones y la dirección de una manera que es increíble cuando eres tan joven. Sentí que no había diferencia en cómo trabajaba con ella y cómo trabajaba con Mikkel. Ella simplemente se conectó a eso muy bien. Con la otra hermana fue un poco más complicado. Tomó más tiempo y varias rondas de casting y al final Rigmor, la actriz que interpreta a la hermana mayor, se unió simplemente porque no habíamos pensado en ella antes. Es hija de dos actores daneses. Ella conocía el mundo y, por lo tanto, el director de reparto la conocía, y entró y fue muy graciosa. Ella tiene esta actitud adolescente que no tiene precio. Para nuestra suerte, Kaya y Mikkel también se parecen, tienen características similares, así que creo que tuvimos mucha suerte.

Desistfilm: Entonces, la historia trata sobre tu vida y la difícil relación que tuviste con tu padre en ese momento. ¿Tu padre ha visto la película? ¿Cómo reaccionó ella?

Malou Reymann: La vimos juntas, solo nosotras dos, en el cine. La primera reacción fue muy emotiva. Mientras estábamos viendo la película, pude sentir cómo respondía ella. Estaba llorando y riendo al mismo tiempo. Hay algo acerca de estar juntas viendo la película y también revivir algo por lo que hemos pasado en el pasado. Me resulta difícil ponerlo en palabras, porque no se trató realmente de una conversación posterior. Apenas teníamos palabras la para la otra, porque era muy emotivo. Una de las primeras cosas que dijo fue que la actuación de Mikkel la impresionó porque pensó que sería imposible que un actor retratara ese viaje, y verlo tan auténtica y sensatamente interpretado, la dejó alucinada.

Desistfilm: Entonces, ¿nunca se conocieron ellos antes de la filmación?

Malou Reymann: Nunca se conocieron. Bueno, se conocieron la semana pasada, porque mi padre está haciendo la prensa conmigo en Dinamarca, para el lanzamiento de la película allí y Mikkel acaba de venir a saludarme y ahí es donde se conocieron por primera vez.

Desistfilm: La película está llena de estas emociones tranquilas y apagadas. Noté que las escenas donde la emoción es más obvia y más tangible se hicieron sin una partitura o música. Las veces que usas música es cuando los personajes de la película la escuchan. ¿Fue una elección consciente para evitar una posible manipulación o algo que vino orgánicamente con la historia?

Malou Reymann: Quería hacer una película donde el público tenga su propia experiencia con la película de alguna manera. No quería implicar emociones, y creo que la música realmente hace eso. Realmente la música puede cambiar emocionalmente una escena y realmente quería que permitiera a las personas tener su propia experiencia con este tipo de historia y con los personajes que la componen. He estado trabajando con un compositor en mis cortometrajes y tuvimos una conversación de este tipo desde mucho antes en el proceso de guion. Le dije que tenía la sensación de que no tenía música compuesta, pero que definitivamente tenía una partitura. Entonces leyó el guion y también dijo que no podía percibir allí ninguna música. Así que acordamos que teníamos que ser muy precisos sobre las opciones de música y dónde la usamos, pero que tenía que estar dentro de la película misma. Creo que la música es muy poderosa y muy física, la experimentas con todo tu cuerpo y es por eso que debes tener cuidado de no exagerar. Tampoco quería que fuera una película sensacionalista. Quería que fuera un pequeño drama humano en la vida cotidiana. Solo al final escuchamos una canción de ABBA, puesta para darle un toque final.

Desistfilm: Uno de los temas de tu película es la transición, no desde el punto de vista de una persona transgénero, sino desde el punto de vista de una hija. Una perspectiva que rara vez vemos en la pantalla. ¿Qué tan importante fue para ti darle a la historia otro ángulo?

Malou Reymann: Obviamente, debido a que la historia se basa en mi propia experiencia, fue importante para mí retratar esa perspectiva. También me puso en una posición única en la que podría contar una historia más amplia, que no se trata necesariamente solo de la transición, sino más bien de una familia que atraviesa una crisis. De esa manera, esperaba que la historia pudiera reflexionar sobre otros tipos de crisis familiar como el divorcio, la muerte o mudarse a un lugar diferente. Algo que es un gran cambio, pero no algo que tiene que ser ese tipo exacto de cambio y creo que tomar la perspectiva de un niño que sufre algo, que no puede entender, hace posible hacer una película sobre ese tema, pero en una forma en que otras personas realmente pueden relacionarse.

Desistfilm: También se habla mucho sobre temas trans en los medios de comunicación en estos días, y tu película tiene lugar en una época donde ese tipo de historias estaban ocultas para el público, cuando no eran algo que estaba en la mente de muchas personas, menos aún desde quienes estaban directamente viviendo esto. Además, gran parte del humor de este tipo de películas proviene de la ignorancia feliz de las personas que se introducen por primera vez en la vida de un personaje trans. No creo que ese tipo de historia se desarrolle de la misma manera que la tuya en el tiempo en que vivimos. ¿Qué tan importante fue establecer la película en esa época?

Malou Reymann: Obviamente, es sorprendente que ahora nos centremos tanto en cuestiones trans. Ha cambiado esto dramáticamente en los últimos cinco años. La forma en que la gente me responde diciendo que mi papá es una mujer, realmente ha cambiado desde hace cinco años hasta ahora. Antes de eso, la gente todavía no sabía cómo reaccionar y se avergonzaban, lo que era seguido de un silencio incómodo a su alrededor. Ahora, la gente realmente quiere hablar de ello y tiene interés en ello. Cuando se lo cuento a extraños, a menudo tienen su propia relación con el tema, lo que creo que es genial, pero también existe esta corrección política que forma parte de ella. Toda la conciencia sobre el tema también nos hace pensar que se cree que diremos cosas incorrectas que dañarán a las personas trans, y creo que el miedo es bastante peligroso, porque realmente puede crear una brecha entre la norma y las personas trans.

Quería hacer una película que tuviera lugar en un momento en el que aún no estábamos al tanto del tema, para que estuviera libre de todas estas referencias que tenemos hoy. Eso también hizo posible que fuera un mundo pequeño, más íntimo, porque fue un tiempo antes de internet e Iphones y todas estas cosas que nos conectaron con otras personas y otros lugares que pasaban por lo mismo. Si sufrías algo que te hacía diferente, eras realmente diferente dentro de tu propia sociedad y no podías llegar a personas similares en otros lugares. Hubo una cierta ingenuidad que hizo que fuera importante colocar al film en ese contexto. También porque quería hacer esta película alegre que tiene mucho color y música pop, y los noventa son el período perfecto para eso.