JOHN GIANVITO:”LA IMAGINACIÓN ES ANÁRQUICA POR NATURALEZA”

JOHN GIANVITO:”LA IMAGINACIÓN ES ANÁRQUICA POR NATURALEZA”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Por José Sarmiento Hinojosa y Mónica Delgado

A lo largo de cuatro años, las perspectivas sobre el proceso de pensamiento del extraordinario cineasta John Gianvito se han mantenido sólidas, pero es fundamental leer sus ideas a través del paso del tiempo, contemplandolas desde dos momentos, desde la primera parte de esta entrevista, realizada en 2017 ( en medio de la administración Trump), y desde la segunda, hecha en 2021 (en sus secuelas), sobre la realización de su último documental Her Socialist Smile (2020), y sobre el lado activista y socialista de Helen Keller.

Nuestra entrevista de 2017 estaba destinada a ser incluida en un dossier de cine y política que nunca vio la luz  pero que, sin embargo, nos permitió conocer perfectamente las ideas políticas de Gianvito y el espíritu cinematográfico como un catalizador de los problemas que él veía de las cuestiones del poscolonialismo, las acciones del capitalismo y el imperialismo estadounidense y sus secuelas en su propia historia y la historia de países como Filipinas.

Cuatro años después, nos acercamos a John para hablar sobre Her Socialist Smile, que sigue la misma línea de sus trabajos anteriores como Profit Motive and the Whispering wind (2017), esta vez canalizando la voz de Helen Keller a través de un documental con mucho texto que hace un énfasis particular en el silencio y en lo que se dice, del activismo a través de la voz de alguien que se hizo famosa como una mujer con capacidades diferentes que superó sus propias limitaciones, para encontrar la resistencia inmediata de una sociedad patriarcal que rechazó sus puntos de vista socialistas. En Her Socialist Smile, vemos la propia evolución del pensamiento de Keller a través de su lado más humano, y el doble golpe que representa su “discapacidad” y desventaja como mujer socialista. Nuestra entrevista de 2021, entonces, es un seguimiento lógico de nuestras primeras preocupaciones y una conclusión adecuada de nuestra primera conversación, ya que los temas que cubrimos en ambos años están muy en la agenda, hoy.

PARTE I (2017)

Desistfilm: Hablemos de tus elecciones en cine narrativo/experimental y documental. Empezaste con un largometraje narrativo experimental como Fernanda Hussein, para pasar al documental experimental con Profit Motive y un estilo documental más formal con tus últimos trabajos. ¿Crees que algún estilo en particular te sirve mejor para el mensaje que quieres transmitir?

John Gianvito: Si bien no me resulta difícil discernir las conexiones temáticas y estéticas entre cada una de mis películas, lo que se caracteriza como el “estilo” de la obra es algo que surge de manera orgánica. Se materializa y evoluciona en la fabricación, pero nunca es algo que siento que estoy imponiendo de antemano. A veces uno tiene ganas de escribir poesía, a veces prosa. La forma sigue la funcion.

Desistfilm: Profit Motive and the Whispering Wind es un documental excepcional y único. Después de 400 años de lucha por los derechos políticos en Estados Unidos, ¿cree que es revelador que esta película parezca resonar especialmente en los tiempos actuales? ¿Estados Unidos está produciendo políticamente a sus nuevas víctimas hoy? ¿O son esas víctimas un impulso de memoria, de nuevo activismo?

John Gianvito: Profit Motive se inspiró en el trabajo innovador e inspirador del difunto historiador radical Howard Zinn, quien siempre creyó que el estudio selecto de la historia podría ayudarnos a comprender por qué el mundo es como es y, lo que es más importante, qué podemos hacer para mejorar las cosas. Ciertamente, hay mucho sobre el estado actual de las cosas en los EE. UU., lo que es increíble, tan terriblemente locas son muchas de las políticas y prácticas de la administración actual. Para muchos observadores, la presidencia de Trump no tiene precedentes, incluso las comparaciones con la era de Nixon/Watergate palidecen en comparación. En esos momentos, comprender cómo los regímenes tiránicos anteriores llegaron al poder y cómo ese poder fue socavado puede ser muy útil. También es importante mantener una visión holística de la situación que nos acecha. No solo aquí en los EE. UU, sino en todas partes, el problema no son solo los comportamientos fascistas de los Trump de este mundo, sino los problemas sistémicos y estructurales que permiten el ejercicio de tal poder.

Profit Motive and the Whispering Wind (2007)

Debo agregar que espero que Profit Motive and the Whispering Wind no se presente únicamente, o predominantemente, como una crónica del victimismo bajo el capitalismo. De hecho, las personas que han sido destruidas por sus esfuerzos por forjar un mundo mejor y más justo son innumerables, y muchos están representadas. Pero, junto a ellas hay decenas de personas que lograron con éxito la gran mayoría de los derechos y libertades que nosotros, como país, hemos asegurado, por precarios que sean estos derechos. Al viajar por esta historia y estos paisajes, mi deseo con la película sería que el espectador encontrara semillas de esperanza e inspiración en el camino. Si también alienta a la gente, como me han dicho, a familiarizarse más íntimamente con su historia, especialmente en aquellas áreas que han sido reprimidas conscientemente por el poder concentrado, me complace. Como defendió Howard Zinn: “En lo que la mayoría de nosotros debemos estar involucrados, ya sea que enseñemos o escribamos, hagamos películas, escribamos películas, dirijamos películas, toquemos música, actuemos, hagamos lo que hagamos, no solo debe hacer que la gente se sienta bien, inspirado y en armonía con otras personas a su alrededor, pero también tiene que educar a una nueva generación para hacer esta cosa muy modesta: cambiar el mundo”.

Desistfilm: Las imágenes del cielo y los árboles moviéndose con el viento en Profit Motive and the Whispering Wind recuerdan un poco las imágenes panteístas de Terrence Malick. ¿Crees que hay una presencia en la naturaleza que nos permite pensar en un terreno más elevado? ¿Cómo se relaciona esto con sus opiniones o intenciones políticas? ¿Es el viento una metáfora de la agitación política?

John Gianvito: Como en la gran canción de Leonard Cohen, The Partisan, con sus versos, “El viento, el viento sopla, a través de las tumbas sopla el viento, la libertad pronto vendrá“, el viento en Profit Motive tenía la intención para hablar a la energía conmovedora de todos aquellos que lucharon, sangraron y murieron al servicio de la lucha por crear un mundo más justo e igualitario. Es a la vez metáfora y al mismo tiempo más simple, aunque quizás más compleja, ciertamente más tangible; solo el viento. Tanto mis creencias espirituales como mis creencias políticas están arraigadas en el mundo natural. Una gran parte de lo que creo que aflige a la sociedad moderna es que percibimos la naturaleza, si la percibimos en su totalidad, como un artículo de lujo. Si uno tiene los recursos y el tiempo, se considera una buena idea hacer una escapada de fin de semana al campo, a la playa o donde sea. Creo que todos estábamos destinados a tener una relación diaria, directa y activa con el mundo natural y que la ausencia de tal comunión contribuye profundamente a enfermar el espíritu, permitiendo que sigan todas las medidas de los comportamientos consiguientes. Crecí en la ciudad de Nueva York, donde apenas se puede ver una estrella en el cielo nocturno. Sin embargo, tuve el privilegio de unos padres que poseían tanto los medios como la inclinación de llevarnos a mí y a mis hermanos cada verano durante algunas semanas a Rocky Mountains, donde cada noche uno no podía evitar sentirse absolutamente asombrado y humillado por el extraordinario espectáculo de la sobrecarga de la galaxia. Así que sí, creo que vivir más cerca de la tierra y de los elementos conlleva al menos el potencial de fomentar la bondad.

 

Vapor Trail (Clark) (2010)

Desistfilm: Tanto Vapor Trail como Wake siguen las consecuencias ambientales, psicológicas y políticas de la política intervencionista. ¿Hay otros lugares que quiera explorar que actualmente estén sufriendo los mismos o peores resultados de esta política en particular de los Estados Unidos?

John Gianvito: Vapor Trail (Clark) y Wake (Subic) forman dos mitades de un díptico que he denominado, For Example, Filipinas. “Por ejemplo”, porque los horrores humanos, ambientales y sociales que se muestran en estas obras se pueden encontrar en todo el mundo. La historia de lo que los EE. UU. y sus colaboradores filipinos han hecho a la gente y al paisaje de ese país ha sido y continúa siendo replicada en muchos lugares, tanto dentro como fuera de los EE. UU. Uno podría contar la historia, y algunos lo han hecho, de lo que se ha hecho en Vieques, en Okinawa, en Guam (ya testigo de los continuos impactos en la salud del pueblo indígena Chamoru), de la larga y fea historia de las intervenciones estadounidenses en Sudamérica, de la anexión de Hawai (debería hacerse una película sobre Robert Wilcox, cuya tumba deseaba incluir en Profit Motive) … De hecho, uno solo necesita enfocarse en la vida dentro de la Reserva Pine Ridge en Dakota del Sur para comprender verdaderamente el profundo impacto de la relación de EE. UU. con “los otros”. Dicho esto, obviamente Estados Unidos no posee derechos de autor sobre la conquista imperialista. Pero, dado que militarmente sigue siendo el jugador geopolítico más poderoso en el escenario mundial de lejos, y como resido dentro de él, es donde he concentrado mi ira. Sin embargo, críticamente, la historia de Vapor Trail y Wake no es solo la tragedia de las consecuencias persistentes de la intervención colonial y el militarismo desenfrenado, sino también una lección sobre la relación de tales acciones con el registro y la enseñanza de la historia. Como tal, mi esperanza es que las películas hablen de luchas en otros lugares que se puedan relacionar.

Desistfilm: ¿Puedes hablar un poco sobre tu relación con Lav Diaz en Filipinas? En Wake: Subic hay una canción de Lav.

John Gianvito: Lav y yo hemos sido buenos amigos durante varios años y, como tantos, lo considero uno de los mejores artistas que trabajan en el cine hoy en día, sin duda nuestro mayor escritor de dramas. Al principio de la realización de Vapor Trail, el cineasta Khavn de La Cruz me dio un CD que había producido con música de Lav y que escuché muchas veces. Incluso sin entender la mayor parte de la lengua Tagalog, me conmovieron las melodías y la entrega de las letras. Ya tenía la idea de incorporar la vieja canción partidista italiana, “Bella Ciao”, en Vapor Trail y volver a la canción, pero en Tagalog, en Wake. Me acerqué a Lav con la idea y le toqué esta interpretación particularmente distintiva de la canción de Giovanna Marini y Francesco De Gregori, y Lav aceptó amablemente traducir y probar suerte en una versión Tagalog. Muchos meses después, con la ayuda de nuestro amigo en común, el crítico de cine Alexis Tioseco, se hicieron los arreglos para que Lav grabara la canción en un estudio de Manila. Cuando Alexis me reenvió los archivos de audio, había además varias versión de “Bella Ciao”, canción adicional que Lav había escrito. Lav dijo que era un regalo que podía usar o no, como mejor me pareciera. Todavía recuerdo cuando mi asistente Eric y yo escuchamos esa grabación por primera vez y lo profundamente afectados que estábamos. Terminé colocando la canción, “Anak ng Bayan” (Nation’s Child), sobre los créditos finales de Vapor Trail, y creo que las palabras poéticas de Lav evocan gran parte del espíritu de la pieza en su conjunto. Hay una coda terrible en esta historia y es que dos semanas después de que Alexis me escribiera y me enviara la música, él y su compañera, Nika Bohinc, que también era amiga mía, fueron brutalmente asesinados. Su historia se hizo conocida y creo que sigue afectando la vida de muchas personas en Filipinas y en todo el mundo. Lav me dijo una vez que existen algunas imágenes de video de Alexis y Nika durmiendo detrás de Lav durante las sesiones de grabación nocturnas de estas canciones, pero no estoy seguro de que ninguno de nosotros pueda soportar la angustia de ver eso.

Desistfilm: ¿Ha logrado medir el efecto de sus películas? Se muestran en festivales, muestras, con un público determinado. ¿Ha existido alguna respuesta que le haya motivado a cambiar algo de lo planificado ante decisiones frente a los gobiernos políticos? ¿Qué ha sucedido en Filipinas, por ejemplo, después de sus trabajos allí? ¿Cómo ve esta relación del cine político y lo que debería producir en los espectadores y los responsables políticos?

John Gianvito: Muchas preguntas, importantes, y no tan fáciles de responder. Hace unos años me invitaron a dar una conferencia que con el tiempo se convirtió en un artículo titulado “Traer conciencia a la conciencia”, en el que buscaba examinar las razones y la eficacia de la realización de películas políticas. Como puedes imaginar, medir el impacto de cualquier película, libro, poema, pintura… está plagado de todo tipo de dificultades, independientemente de que tengan o no una agenda política. Una experiencia con una película puede operar en ti de manera subterránea, puede operar a lo largo del tiempo, puede jugar un papel en el tejido conectivo de eventos que eventualmente pueden servir como un catalizador hacia la acción. Al escribir en defensa del cine políticamente comprometido (ampliamente definido), exploré el tema a través de tres lentes: “Proof positive”, en la que relato numerosos ejemplos de películas que marcaron una diferencia concreta, cambiaron leyes, liberaron a personas de la cárcel, impulsaron el lanzamiento de organizaciones, etc. En “Proof negative”, sostengo que si las películas no tenían un poder real, ¿por qué tantas películas han sido suprimidas, destruidas, tantos cineastas encarcelados, golpeados e incluso asesinados por sus esfuerzos por esclarecer las injusticias en todo el mundo? Por último, con “In the Absence of Proof”, abordo la situación de la mayoría de cineastas comprometidos políticamente, de cineastas como yo, para quienes puede ser mucho más difícil demostrar haber contribuido a la realización de un cambio social significativo. Tal situación suscita una serie de preguntas difíciles que no pueden abordarse de manera tan simple o liviana. A menudo me he preguntado si hacer películas es el mejor uso de mi tiempo y energía en esta vida, si realmente estoy realmente comprometido con tener un impacto en los muchos temas que me preocupan, aunque para ser justos, hacer películas es solo una de las formas más importantes en que me desenvuelvo como ciudadano comprometido.

Con respecto a los films filipinos, a medida que me entero de la muerte prematura de más y más personas que compartieron conmigo sus luchas en los años que estuve filmando esa película, a menudo me he encontrado completamente desconsolado. Si bien he usado en privado los ingresos que generan las películas, así como otros recursos, para tratar de ayudar en la vida de muchas de las personas con las que me encontré, la realidad de que sigue siendo una gota en el balde puede abrumarme. Y, sin embargo, trato de tener en cuenta que las dificultades reales que sufren las personas reales a diario en este planeta (por no hablar de la difícil situación de toda la vida que nos rodea) deberían abrumarnos, deberían sacudirnos, deberían estar frente a nosotros en absoluto. La perspectiva proviene de medir todos los ángulos. Para aquellos que tienen sed, estas gotas siguen siendo importantes. Saber que las acciones de uno han mejorado incluso la vida de unos pocos individuos debería ser un indicio suficiente de que uno no ha perdido el tiempo. ¿Es el cine realmente un juego de números?

 

Wake (Subic) (2015)

Si bien Vapor Trail (Clark) y Wake (Subic) se han proyectado en muchas partes del mundo, ha sido un desafío particularmente difícil lograr que las obras se muestren en Filipinas. Prácticamente no hay cines de arte, como pueden comprobar muchos de los directores filipinos de la nueva ola de hoy, sus obras se exhiben con más frecuencia fuera del país que dentro. Esta es en gran parte la razón por la que coloqué Vapor Trail en Youtube. Ahora, con la elección de Rodrigo Duterte, de un gobierno conocido desde hace mucho tiempo por la corrupción y la disfunción, ha alcanzado un nuevo nadir. Espero con ilusión las primeras películas valientes que afronten la situación de frente. Curiosamente, si mis películas se hubieran mostrado ampliamente en Filipinas, no sé si esto hubiera hecho mucho para alterar las circunstancias actuales. De hecho, podría imaginarme a Duterte elogiándolos porque, fundamentalmente, son críticas mordaces de la intervención estadounidense en Filipinas, gran parte de la historia de la que Duterte parece familiar. Fue interesante verlo, durante la Cumbre de Asia Oriental del otoño pasado en Indonesia, plantear el tema de la campaña de “pacificación” durante la guerra entre Filipinas y Estados Unidos y mostrar imágenes de la Masacre de Moro y, hace solo dos semanas, Duterte pidió a Estados Unidos que devuelva las campanas de la iglesia de Balangiga incautadas en 1901 después de un levantamiento en la isla de Samar, que resultó en la muerte de unos 50 soldados estadounidenses. Irónicamente, por supuesto, Duterte ha declarado abiertamente que “le importan un carajo los derechos humanos”, sancionó el asesinato de más de 10.000 “drogadictos”, encarceló a sus oponentes políticos, declaró la ley marcial en Mindanao y apoyó a una llamada campaña de “contrainsurgencia” dirigida por fuerzas estadounidenses equipadas y entrenadas. A pesar de esto, sigue gozando de un apoyo público considerable (¡incluso de cineastas como Brillante Mendoza!). Y está claro que se necesitan desesperadamente medios progresistas de todo tipo, tomando prestada una frase de Edouard de Laurot, para traer “conciencia a conciencia”, para arrojar luz en la oscuridad que actualmente envuelve a la nación.

Desistfilm: “Toda película es política” es una premisa problemática en la actualidad, ya que existe un cine con claras convicciones y motivaciones. Hablemos de Dunkerque de Nolan, por ejemplo, una película que podría leerse como una película política sobre la guerra, el pacifismo o la reconstrucción histórica, sin embargo, su función no es transformar los sentidos comunes, ni subvertir un orden ni proponer una salida a un problema urgente que necesita cierta visibilidad. ¿Cómo crees que podríamos hablar hoy de un cine político?

John Gianvito: Si bien no he visto Dunkerque, he leído algunas críticas y el comentario de Nolan sobre cómo no quería “atascarse en la política de la situación”. Me acordé de cuando Kathryn Bigelow intentó repetidamente insistir en que tanto The Hurt Locker como Zero Dark Thirty eran películas apolíticas, que simplemente estaba tratando de rendir homenaje al heroísmo cotidiano de los soldados en la batalla. Pero nada ocurre en el vacío, y la omisión consciente o inconsciente del contexto político es en sí misma un acto político que tiene consecuencias. A veces describo esas películas como cine de calorías vacías, desprovisto de cualquier enriquecimiento nutricional, pero es peor. Creo que la dieta constante de este tipo de películas puede envenenar. El tipo de cine que valoro en estos días son las películas que nos sacan de nuestras rutinas entumecidas y complacencia, que nos despiertan a nuestra responsabilidad con el mundo que nos rodea y nos brindan los recursos intelectuales y prácticos para llevar adelante la lucha. Películas que uno puede llevarse a casa y usar. Definir la utilidad es sin duda una cuestión de subjetividad, pero sigo muy de acuerdo con la astuta observación de Nicole Brenez de que “el hecho de que uno pueda pensar con ciertas películas, y no simplemente en ellas, es el signo irrefutable de su valor”.

Desistfilm: ¿Cuáles son sus impresiones sobre todo este entorno político problemático, encabezado por Trump, que Estados Unidos está viviendo ahora mismo?

John Gianvito: ¿Por dónde empezar? En raros días optimistas, me permito esperar que la total degradación por parte de Trump de cualquier tipo de principios éticos, de civilidad, de racionalidad, de historicidad, pueda resultar ser el acicate para lanzar finalmente la revolución con la que siempre soñé. Fue interesante observar que muchos de los que terminaron votando por Trump indicaron que su segunda opción era el autodenominado socialista democrático Bernie Sanders. La oleada de aquellos deseosos de un cambio radical en el statu quo es una realidad que creo que solo crecerá en fuerza. Con las estadísticas actuales que indican que el 78% de las personas que trabaja en los EE. UU. continúa viviendo de cheque en cheque, a menos que y hasta que se enfrente seriamente la brecha entre los que tienen y los que no tienen, uno puede esperar más tumultos en el futuro. Es trágico que tantos puedan ser engañados pensando que alguien como Trump podría resolver sus problemas, cuando no hay evidencia de que alguna vez haya mostrado preocupación por los necesitados. Al explotar agresivamente la ira de las clases media y trabajadora, Trump, como todos los políticos astutos o vendedores de cebo de culebra, le dijo a la gente lo que querían escuchar, esto, a pesar de su largo historial de no apoyar aumentos en el salario mínimo, fracasando pagar a los acreedores, cultivar sus manufacturas en el extranjero y, en los últimos años, acabar con los sindicatos. Agregue el respaldo de la derecha religiosa y el sexismo generalizado contra cualquier mujer que gane el poder, y surge una receta para la victoria. El hecho de que los mercados financieros sigan floreciendo simplemente subraya que la llamada “salud de la economía” y la salud de la nación son asuntos completamente separados.

The Mad Songs of Fernanda Hussein (2001)

Como muchos han dicho, el problema no es solo de Trump y su círculo íntimo de compinches, sino de todos aquellos que aún, siete meses después de este choque de trenes, continúan siendo facilitadores de esta administración, ya sea a través de su apoyo abierto o su falta de asertividad para condenar lo que ha estado sucediendo. Que Trump siga siendo tan popular como lo es con su base, lamentablemente revela un grado de vacuidad moral, racismo e ignorancia que debe ser denunciado por lo que es. El hecho de que las élites de la industria y los políticos, en ambos lados del pasillo político, permanezcan en gran parte en silencio sobre las políticas extremistas que se implementan o proponen diariamente demuestra una clara complicidad. El propio Mussolini reconoció que “el fascismo debería llamarse más propiamente corporativismo, ya que es la fusión del poder estatal y empresarial”, aunque, por supuesto, esta relación incestuosa precede a Trump desde hace mucho tiempo.

Muchos factores hicieron posible a Trump, pero la incapacidad del Partido Demócrata para cumplir su retórica y promesas es clave. Que los progresistas, a pesar de décadas de evidencia en contrario, sigan creyendo que los demócratas son el partido del pueblo trabajador, de los derechos humanos y ambientales, es una prueba del éxito de la élite gobernante para crear la ilusión de la elección. Como ha señalado Noam Chomsky durante mucho tiempo, en los EE. UU. el sistema bipartidista, con pequeñas variaciones, es efectivamente un partido único: el partido empresarial. Hasta que reunamos colectivamente la fuerza para liberarnos de la camisa de fuerza de las dos partes, un cambio significativo, al menos dentro del sistema, seguirá estando fuera de nuestro alcance.

Esta semana, el grupo de monitoreo AIRWARS, con sede en el Reino Unido, publicó datos que revelan que más civiles han muerto por daños colaterales en Siria, Irak, Yemen y otros lugares durante los primeros siete meses del régimen de Trump, que durante los tres años anteriores de la administración Obama, es en sí mismo más sanguinario que bajo George W. Bush. Mientras tanto, experimentamos patrones climáticos cada vez más severos, mientras que la administración Trump se ha movido agresivamente para revocar las protecciones ambientales de la era de Obama, retiradas de los Acuerdos Climáticos de París, con el propio Trump declarando que el cambio climático es un “engaño”. ¿Necesito decir más? Y a medida que vemos más naciones en todo el mundo gravitando hacia líderes dictatoriales de derecha, una de las consecuencias es el fomento de un mayor giro hacia adentro, hacia el puro interés propio, dado el modelo al mando. Aun así, para que no se olvide, la Marcha de las Mujeres a nivel nacional el día después de la toma de posesión de Trump fue la protesta masiva más grande en la historia de Estados Unidos. Para que no se olvide: dentro de las tres semanas posteriores a la primera protesta del Movimiento Ocupy en la ciudad de Nueva York en 2011, se llevaron a cabo protestas adicionales en más de 951 ciudades en 82 países, incluidas más de 600 comunidades en los EE. UU. Y para que no olvidemos, estas palabras del abolicionista Frederick Douglass que “Los límites de los tiranos están prescritos por la resistencia de aquellos a quienes oprimen”. ¿Cuál es mi impresión del medio ambiente en los Estados Unidos en la actualidad? Ha llegado el momento de la insurrección.

Desistfilm: ¿Cuál crees que es el cine político más militante, poderoso y polémico de la actualidad?

John Gianvito: Ojalá hubiera una gran cantidad de nombres que me vinieran a la mente, aunque ciertamente una gran cantidad de trabajo se me escapa. Si bien personalmente me calienta el lado más ardiente del espectro, no me suscribo a ninguna estrategia cinematográfica y puedo sacarme el sustento de una amplia gama de prácticas comprometidas. Entre los contemporáneos, algunos nombres que me vienen a la mente en este momento incluyen a Amar Kanwar, Susana de Sousa Dias, Rakesh Sharma, Sylvain George, Jony Perel, Minda Martin, Travis Wilkerson… entre la guardia mayor, admiro mucho la obra de Patricio Guzman, Alanis Obomsawin, Rithy Panh, Ken Loach, Tran Van Thuy, Avi Mograbi, Jean-Marie Straub, Lav Diaz, por supuesto, Peter Watkins, Peter Nestler … aunque no he visto sus últimos trabajos, creo que no se está respetando lo suficiente mostrado a los logros radicales de Jorge Sanjines … También pienso, si bien parece haber sido uno de sus trabajos menos exitosos comercialmente, que Where to Invade Next de Michael Moore tenía un valor utilitario para hacer llegar las ideas socialistas a una audiencia general … Me ha intrigado lo que he visto y leído sobre el Karrabing Film Collective … Entre los estrenos recientes encontré National Bird de Sonia Kennebeck, y Martirio de Vincent Carelli, Ernesto de Carvalho y Tatiana Almeida, experiencias poderosas y esclarecedoras … Pero no es necesario mirar lo que se está haciendo actualmente para conocer mejor estos tiempos. A principios de este verano, finalmente me puse al día con This Land is Mine de 1943 de Jean Renoir. Me dije a mí mismo que si alguna vez hubo una película que reuniera el coraje necesario para hacer frente a las fuerzas despóticas en el poder, esa es la película que necesitamos. Una vez más, la lección de Zinn: que siempre debemos estar mirando al pasado de forma activa, aunque selectiva, para ayudar a iluminar e impulsar las luchas que tenemos ante nosotros.

Her Socialist Smile (2020)

PARTE II (2021)

Desistfilm: John, ¿podemos hablar sobre el proceso de cómo surgió la historia de Helen Keller y su papel como activista socialista? ¿Cómo fue el proceso de elaboración de este nuevo proyecto?

John Gianvito: De todas mis películas, este proyecto tuvo, con mucho, la gestación más larga. La idea de explorar esta dimensión menos conocida de la vida de Keller se remonta a hace 21 años, cuando la mencioné por primera vez en un escrito del historiador radical Howard Zinn. Esto fue antes de que hiciera Profit Motive and the Whispering Wind, un homenaje directo al trabajo de Zinn. Cuando comencé el proceso de localizar y leer varios de los escritos socialistas de Helen Keller, me sorprendió no solo la fuerza y ??la elocuencia de la escritura, sino también la pertinencia de sus palabras tantos años después. Me conecté a un nivel muy personal con sus ideas y sentí el deseo de traerlas de vuelta a una circulación más amplia. Durante aproximadamente un año, exploré la posibilidad de esto como tema para un cortometraje. Desafortunadamente, a pesar de varios esfuerzos, no pude localizar prácticamente ninguna película de archivo, fotografías o audio relacionados con la vida política de Keller. Esto fue especialmente desconcertante dado que se había convertido, desde una edad temprana, en una de las mujeres más famosas del mundo. Si bien tengo varias especulaciones sobre por qué no se puede encontrar dicha documentación, algunas de las cuales se revelan en la película en sí, en cualquier caso, en ese momento sentí que no sería posible hacer una película sin esos materiales. Entonces, hace unos años, luego de terminar otra película, esta idea comenzó a resurgir. Si bien los desafíos originales permanecieron, ahora me sentí preparado para enfrentarlos de manera creativa. También me pareció, cien años después, y en la era de Trump, que las palabras de Helen Keller eran aún más resonantes y más necesarias que nunca. Cada vez que oía a un político menospreciar la noción de socialismo como si fuera algo manifiestamente, reconocible, maligno, ¡me estaba cabreando! Y estar cabreado siempre proporciona un buen combustible para la realización de películas.

Desistfilm: ¿Por qué era importante para ti mantener los textos de Keller en la pantalla y no usar un método diferente de montaje con voz en off? La película tiene mucho texto, pero logra un buen equilibrio para la reflexión sobre sus palabras, que es fundamental para la comprensión de sus propios problemas con el habla y la audición, y también de ser rechazada o ignorada en un sistema patriarcal.

John Gianvito: Si bien dio discursos públicos, fue a través de la escritura que Helen Keller se comunicó principalmente con el mundo que la rodeaba. No me sentía cómodo con la idea de que alguien se hiciera pasar por Helen Keller, y si hubiera optado por que el texto se dijera en off que planteaba la pregunta de qué habría en la pantalla. Como mi enfoque central estaba en las ideas políticas de Keller y no en la realización de un documental biográfico, la cuestión era cómo poner en primer plano esas ideas y cómo hacerlo de tal manera que realmente pudieran ser ingeridas y consideradas. Si bien puede parecer una idea radical que la gente deba leer mientras ve una película, si el texto es atractivo, no tengo ningún problema con él. Creo que también es justo decir, como han sugerido algunos, que la película trata tanto de las palabras en sí mismas como de las ideas.

Desistfilm: En Profit Motive y Whispering Wind, estás tratando activamente de deconstruir o reformular la forma documental. Lo logras de nuevo, con una película que incluye metraje de archivo, citas del autor, planos de un teatro vacío, etc. ¿Por qué es crucial trabajar en torno a la forma del documental para lograr sus objetivos políticos?

John Gianvito: La creencia de que las ideas radicales exigen una forma radical no es nueva. Sin embargo, dicho esto, el hecho honesto es que las películas no nacen realmente de tales convicciones. Evolucionan a partir del pensamiento y la exploración lentos y deliberados, a través de los cuales, ineludiblemente, se transporta mi ADN. La forma tiene menos que ver con cualquier teoría que con mi propia manera individual e idiosincrásica de responder a lo que me interesa. La imaginación es anárquica por naturaleza. En la lucha creativa en la que se involucran todos los artistas, simplemente trato de complacerme a mí mismo. Intento hacer la película que me gustaría ver, ya que nadie más la ha hecho. En la medida en que me acerque a esa ambición, queda la única esperanza de que la película pueda resultar útil a otros.

Her Socialist Smile (2020)

Desistfilm: Es un síntoma particularmente triste que las palabras de Keller suenen tan presentes, tan actuales. ¿Cómo ve el progreso de los derechos de los trabajadores y el activismo social hoy en día, en comparación con los tiempos de esta notable mujer?

John Gianvito: Supongo que depende de dónde se mire. En muchos frentes está claro que las cosas están peor que nunca. Ciertamente, el trabajo organizado aquí todavía tiene que recuperarse de los muchos golpes en el cuerpo que sufrió durante el siglo pasado. Apenas la semana pasada vimos el fracaso desalentador de un almacén de Amazon para sindicalizarse en el estado natal de Keller, Alabama, una medida que habría provocado la primera unión dentro de Amazon. A nivel nacional, las mujeres todavía ganan menos que los hombres, actualmente 82 centavos por cada dólar que gana un hombre, y la brecha es aún mayor para las mujeres afroamericanas. En algunas áreas ha habido avances. Por ejemplo, yo mismo no hubiera imaginado durante mi propia vida que los derechos de los homosexuales hubieran logrado tales avances, incluidos los derechos al matrimonio aquí en los EE. UU. Y ahora también en muchas otras naciones. La política para personas con discapacidad también ha avanzado notablemente desde la época de Keller, incluida la aprobación de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades de 1990. Quizás lo más notable haya sido el crecimiento del movimiento Black Lives Matter, que ha visto las protestas callejeras más grandes en la historia de los Estados Unidos y esto durante una época de pandemia mundial. Dicho esto, en términos del aumento general del gobierno autocrático, en los extremos de la desigualdad de ingresos, el aumento del peligro ambiental, la militarización global y así sucesivamente, las cosas son realmente sombrías y la resistencia es tan urgente como siempre. Es precisamente por esta razón que el llamado lúcido y decidido de Helen Keller por la necesidad de un trabajo organizado, por la solidaridad femenina, por la desmilitarización, por la resistencia colectiva, radical, antifascista en sus múltiples formas, – por la revolución misma – conmovió, por lo que quisiera encontrar una manera en que su espíritu de lucha pudiera seguir inspirando a las nuevas generaciones.

Desistfilm: La relación que Keller tuvo con lo táctil, con las flores, junto con su interminable empatía y su apoyo radical a las causas humanas dicen mucho de su humanidad, de una parte integral de sí misma. ¿Cómo fue la experiencia de descubrir estas conexiones?

John Gianvito: No hay duda de que profundizó el sentimiento de parentesco. Fue leyendo los escritos autobiográficos de Keller que descubrí hasta qué punto valoraba su tiempo a solas en la naturaleza, dando paseos regulares por el bosque, tumbándose durante horas en su jardín, dando paseos a caballo, paseando en canoa por los lagos cercanos, experiencias que describe con notable vivacidad. Si bien eso solo se verbaliza parcialmente en mi película, la vida política de Helen Keller estuvo en muchos aspectos entrelazada con su vida espiritual y creencias religiosas. Keller fue una cristiana de toda la vida y cuando era joven se sintió atraída por los escritos de Emmanuel Swedenborg, quien creía que la esencia de Dios impregna toda la creación. La naturaleza era para Keller, en muchos aspectos, un portal de comunión con Dios. Aunque podría decirse que no es del todo diferente, me inclino hacia una visión más panteísta de las cosas. Estoy de acuerdo con Edward Abbey, quien insistió en que o todo es divino o nada. Soy cada vez más consciente de nuestra tendencia colectiva hacia el antropocentrismo, siempre centrado en los humanos como centro del universo. Quizás en ninguna parte esto sea más pronunciado que en el cine mismo, aunque, afortunadamente, todavía existen excepciones.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email