LIMA INDEPENDIENTE 2016: OLEG Y LAS RARAS ARTES DE ANDRÉS DUQUE

LIMA INDEPENDIENTE 2016: OLEG Y LAS RARAS ARTES DE ANDRÉS DUQUE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Por Mónica Delgado

En un pasaje inicial, Oleg Karavaichuk menciona que ama a Catalina La Grande, ya que ella había logrado un tipo de fusión expresiva entre su pensamiento y su cuerpo, don femenino por naturaleza. Mientras pasea por el museo Hermitage de San Petersburgo, el veterano músico virtuoso, que es seguido apenas por la cámara -ya que la intención de Andrés Duque es precisamente encontrar la esencia de este personaje pero a partir de sus movimientos en planos fijos, de sus interpretaciones contundentes al piano, de sus manos avejentadas pero vitales-, va dejando en claro sobre el impulso de sus monólogos y la claridad de su andar pausado e ido, dejando entrever la posibilidad del cineasta por esta búsqueda formal de cuerpo y espíritu.

Oleg y las raras artes (España, 2016) es un retrato hecho desde lo mínimo, desde una serie de planos que permiten descubrir a este personaje -que falleció lamentablemente el pasado 13 de junio-, y que bien podría ser muestra de esa resistencia a lo moderno, un poco imbuido en sueños de viejas glorias decimonónicas, y que a su vez transita entre lo esperpéntico y enrarecido. Así, estas extrañas artes que refiere el título tendría que ver con aquello que acompaña a Oleg: pensamientos, reflexiones, análisis, o frases sueltas que imbuyen al espectador en una suerte de nonsense sobre política, arte, o entorno social ruso.

Andrés Duque deja abierto su documental para los cuestionamientos del mismo Oleg frente a aquel que filma, y sobre ese fastidio, apenas claro, de sentirse filmado. Se le sigue por el museo, pero también en su casa, jardines o calles aledañas, donde su fisonomía demodé, de boina y cabellos rojizos que sobresalen, sus anécdotas, su modo de cerrar los ojos y hablar, van hurdiendo a la vez una mirada homenaje a este músico virtuoso perdido en el tiempo.

En Oleg y las raras artes, aflora la fascinación por rescatar a este personaje del olvido, desde las interpretaciones al piano propias del entusiasmo de un iniciado o desquiciado romántico, o traerlo a la luz como si se tratara de un descubrimiento, como esa pieza del museo que debe transitar hacia otros espacios y memorias, pero no solo es eso, es como ir detrás de la Historia, para saldar cuentas con algo inconcluso, de una Rusia atávica, de formas y manías que aún allí permanecen pero dislocadas, y que se deben sacar del museo, o quizás, adentrarlas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email