LIMA INDEPENDIENTE 2017: SPECTRES ARE HAUNTING EUROPE DE MARIA KOURKOUTA Y NIKI GIANNARI

This entry was posted on July 2nd, 2017

Por Aldo Padilla

“Escribir poesía después de Auschwitz es un acto de barbarie”, frase del filósofo Theodor Adorno que da a entender como la belleza de las letras queda inútil e insensible por todo el horror que se vivió en los campos de concentración. A pesar que la literalidad de la frase parece bastante categórica, el arte ha sabido aprender del horror de forma de condenarlo y también lograr extraer la belleza en medio de episodios tan horrendos que han ido ocurriendo luego de la segunda guerra mundial. Actualmente en medio de múltiples crisis humanitarias una de las formas de transmitir la compleja situación que viven estas personas en sus odiseas ha sido mediante el arte. Si por un lado los directores Bonetta y Sniadecki recurrían al poema El mar, la mar de Rafael Alberti para encausar su film, en el cual muestran parte de la tragedia que se vive en la frontera México-EEUU y a la vez componiendo poesía visual con el paisaje que observa impotente el largo camino de los migrantes, por el otro lado, en el Mediterráneo la crisis llega a niveles alarmantes, mientras Europa se debate entre la solidaridad y un conservadurismo que teme por su seguridad.

Grecia es una de las principales testigos de todo el éxodo que los refugiados de distintas zonas de África y Medio oriente deben vivir, como una suerte de cancerbero de la Unión Europea, evita que los “fantasmas” que se muestran amenazantes se acerquen a esa zona de confort en la cual aparentan vivir. La directora Maria Kourkouta y el escritor Niki Giannari recurren a la observación con cámara fija para transmitir el complejo proceso de espera de los migrantes en la frontera greco-macedonia en el campo de refugiados de Idomeni, la decisión formal de los autores evita cualquier tipo de juicio literal sobre lo que ocurre en esa zona tan conflictiva y cerrada para la continuación del camino.

Sin duda lo más destacable es como el film evita plantear una cierta compasión o lástima sobre los refugiados, ya que cuando el direccionamiento de un film opta por ese camino es más difícil lograr la empatía con sus personajes. Kourkouta y Giannari eligen mostrar de forma natural a los refugiados en distintos momentos de cotidianidad, desesperación, discusión, distensión y hasta cantos, para entender a estas personas en medio de la difícil decisión que han tomado. Es precisamente esta decisión donde se encuentra el valor más grande del film, que lo diferencia respecto a otro documental de observación como Austerlitz donde todo parece direccionar hacia un juicio hacia personajes que hacen turismo en un campo de concentración. El horror se presenta como trasfondo en ambos films, pero mientras en Spectres are hunting Europe Kourkouta y Giannari dan humanidad a sus personajes, Loznitsa los condena de forma totalmente deliberada, lo cual muestra que la observación sin una aparente intervención puede ser totalmente manipulable.

El documental, que participa en la competencia internacional de la 7° del Festival Lima Independiente, está filmado en largas tomas, donde la declaración de intenciones está brillantemente planteada en la primera secuencia donde se ve a decena de migrantes pasar por delante de la cámara con una especie de calma, en la mayor parte de los casos sin siquiera percatarse de la presencia de la filmación. Las siguientes secuencias están mayormente desarrolladas en medio de una intensa lluvia que parece apenas afectar a los refugiados a pesar de la precariedad de las instalaciones en las cuales viven, en medio de esta tormenta se dividen entre la cotidianeidad y la burocracia de enormes filas que avanzan armónicamente y que nos devuelve a la compleja situación del eterno turno que tiene cada uno para conseguir pequeñas cosas. El documental pasará a su etapa más compleja donde mostrará las distintas medidas de presión de los migrantes en busca de obtener el ansiado paso hacia el siguiente país de forma de llegar a aquella zona de tranquilidad que se entiende que es la Europa occidental, en medio de protestas, recriminaciones internas y bloqueos a las vías del tren que constantemente aparece de trasfondo y que parece ser el verdadero fantasma del film.

Los 16 mm con los que cierra el film buscan una radicalidad en medio del eclecticismo y observación por el cual se mueve el film, una apacible voz comienza a recitar un poema, mientras la cámara se detiene en los rostros esperanzados de los refugiados. Uno a uno alcanzamos a ver todo tipo de personas, que representan esa belleza poética mediante la cual podemos vernos reflejados, que es la única forma de acercarnos a esa realidad que para algunos parece tan lejana y ajena.

Competencia Internacional
Dirección y guión: Maria Kourkouta, Niki Giannari
Fotografía: Maria Kourkouta
Edición: Maria Kourkouta
Sonido: André Fèvre
Música: Lena Platonos
Francia, Grecia, 2016