MAPA DE ELÍAS LEÓN SIMINIANI

MAPA DE ELÍAS LEÓN SIMINIANI

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Por Geraldine Salles Kobilanski

¿Qué itinerarios se pueden organizar en torno a la sinceridad de un individuo particular? ¿Cómo revelarnos ante el mundo, cómo lograr entendernos cuando no somos más que un puñado de contradicciones? La vida nos va modificando a medida que ciertos rasgos acentúan nuestra subjetividad y otros tantos rasgos persisten pero ya vaporosos. Considerando aquel tono lúcido que caracterizaba a August Strindberg, en el “Prólogo a la Señorita Julia”[1], donde explicaba que “el alma de mis personajes (su carácter) es un conglomerado de civilizaciones pasadas y actuales, de retazos de libros y periódicos, trozos de gente, jirones de vestidos de fiesta convertidos ya en harapos, de la misma manera que está formada el alma”. Ese Otro —fonético y cáustico— presente en el film, cuestionará las cogitaciones del cineasta hasta el cansancio.

Mapa (España, 2012), una película-canción como la describió el propio Siminiani, es un film-diario, en el cual se exploran las reglas lingüísticas del cine a través del empleo de material autobiográfico, (re)definiendo nuevos territorios conceptuales en el cine de no ficción. Qué mejor título que la palabra mapa para falsear y volver a trazar una nueva superficie, para tener el control de la precisión, del orden y del arraigo. No obstante, podemos comprender que al singularizar el sustantivo, mapa no hace más que condensar en su propia singularidad una plétora de geografías tangibles o ficticias, potenciales o acabadas. Y aquella singularidad es, al mismo tiempo, un territorio en el que se debate su trazado, constantemente, entre la razón y la emoción. Como recordó Siminiani en su primer viaje a la India: si bien Moravia y Pasolini compartieron un viaje al país asiático, cada uno se expresó en sus crónicas desde lugares antagónicos; uno desde su pragmático raciocinio, el otro desde su emoción impúdica. Y con ellos, aparecía una viajera (Elsa Morante), la esposa de Moravia. Sin trabajo y sin novia, Siminiani decide emprender su viaje en soledad, pero con cámara en mano (con un latente intercambio relacional). Dilucidando allí su amor por Luna, el film-diario (re)toma el heroico itinerario de la emoción. Luna —sabiendo que su verdadera identidad se esconde tras el satélite natural— podría llegar a representar no a una mujer específica, sino a la mujer que amó-ama-amará Siminiani. En el cuestionario “¿Cómo le gusta a usted la mujer?”[2], Bioy Casares encierra la primera y última pregunta con la misma respuesta:

¿Qué es lo primero que le atrae de una mujer?

—Probablemente, la mujer.

¿Qué mujer le atrae más: la deportista o la intelectual?

—Para que se muerda la cola el cuestionario repito la respuesta del primer punto.

El cineasta español arriba a su primer largometraje de no ficción (Mapa), trayendo consigo una coherencia de rasgos indelebles de sus cortos anteriores, a saber, la dialéctica entre la imagen y su voz en off, la personificación de los objetos (sillas, bancas, balcones), el control y la pérdida del mismo, la manipulación deliberada del encuadre, la causalidad construida ficcionalmente, la horadación musical, las huellas de la ficción[3], su confrontación con el Otro.  De la misma forma que Weinrichter reflexiona sobre Mekas, sus mismas palabras pueden ser citadas para Siminiani (salvando las distancias estéticas entre ambos cineastas): “un diario no es necesariamente un ensayo, como tampoco lo es una autobiografía, pero Mekas los escribe de una forma eminentemente ensayística, con su tendencia a la digresión, la dispersión, la incertidumbre y la fragmentación”[4]. Es decir, a través de los retazos y trozos que conforman su alma.



[1] “Prólogo” en August Strindberg. Buenos Aires: Losada, 2008.

[2] Adolfo Bioy Casares. Obra Completa I. Emecé: Buenos Aires, 2012.

[3] Definición tomada de “¿Hacia una poética de la contradicción? en Territorios y Fronteras: Experiencias documentales contemporánea. Universidad del País Vasco, Bilbao, 2012.

[4] Weinrichter, Antonio, “Un concepto fugitivo. Notas sobre el film-ensayo” en La forma que piensa. Tentativas en torno al cine-ensayo. Colección Punto de Vista: Navarra, 2007.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email