PANORAMA: BEYOND THE HILLS DE CRISTIAN MUNGIU

PANORAMA: BEYOND THE HILLS DE CRISTIAN MUNGIU

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Por Mónica Delgado

Beyond the hills comienza con un reencuentro y con la necesidad de una confirmación. En la estación de trenes, una mujer llora mientras otra la consuela en abrazos: «Detente, nos están mirando», dice Voichita, de espaldas, vestida con ropas negras y largas, casi de luto ante el rostro lloroso de Alina, que aún sigue aferrada a ella, frenando así su alegría. Es así, desde el inicio que Cristian Mungiu traza la línea entre la contención y la libertad, en este tipo de detalles, para contar la historia de amor frustrado entre estas dos mujeres huérfanas y ahora ya adultas, y dentro del contexto de un monasterio de religiosas ortodoxas en plena Rumania del siglo XXI.

Voichita (Cosmina Stratan) vive en esta nueva familia de monjas liderada por un sacerdote, y donde recibe la visita de Alina (Cristina Flutur), quien está de paso y que vive en Alemania. Alina piensa recobrar el amor adolescente de Voichita, sin embargo, dentro de este claustro de amor a Dios, ya no hay posibilidad. Y en esta nueva revelación es que Mungiu va a construir el escenario para la desesperación, la represión y la semántica religiosa para describir exorcismos, gracias y resurrecciones, con un ojo fijo en reacciones y cuerpos, que son delimitados en recursos de espacios cerrados y luz o su ausencia.

Como aquellos personajes del cine que recuerdo por su histeria, Alina toma el ejercicio de lo pasional como un acto de euforia e histeria. Sentir el rechazo de Voichita la vuelve un ser salvaje, que solo puede controlar la sedación. Y así Alina recobra el espíritu terco de una Adele H, o de otras antiheroínas encarnadas por Isabelle Adjani, en su locura y fijación. El cuerpo de Alina se quiebra, grita lo que no puede decir, y es así que es este juego de símbolos religiosos que Mungiu la pone a prueba, incluso siendo atada a una cruz de madera para evitar el deterioro.

Como en el cine de Bresson, Mungiu coloca a un personaje para ser la prueba hacia el estado de gracia, como Mouchette o el burro de Al azar Baltazar, donde una serie de sucesos van a ir acorralando, minimizando, hasta llevarlo hasta los territorios de la muerte. La gracia no está cerca de Voichita, no hay acto que ella pueda cambiar con rezos o deseos de milagro. El espíritu iracundo de Alina está a la espera de la revelación del amor, y es así que Mungiu nos hace imaginar una resurrección en medio de la oscuridad, para luego confrontarlo hacia aquello que escapa a lo divino: la realidad.

Beyond the hills (Rumania, 2012) confirma la destreza de Mungiu para la construcción de personajes femeninos desde los extremos, como en 4 meses, 3 semanas y 2 días, donde dos mujeres pasaban a ser protagonistas en un sistema del aborto clandestino en un entorno totalitario, y que aquí, en este reciente filme, dos mujeres también son confrontadas en lo sentimental, bajo el yugo del pecado y del miedo a la soledad. Como dice Voichita, «el amor de Dios permanecerá, es lo único que existe». Mungiu hace de esa amor lo más volatil, y donde lo humano se vuelve eterno.

Dirección: Cristian Mungiu
Producción: Cristian Mungiu, Pascal Caucheteux, Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne, Vincent Maraval, Bobby P?unescu, Grégoire Sorlat, Tudor Reu
Guión: Cristian Mungiu, Tatiana Niculescu Bran
Cinematografía: Oleg Mutu
Cast: Cosmina Stratan, Cristina Flutur, Valeriu Andriuta, Dana Tapalaga, Catalina Harabagiu, Gina Tandura, Vica Agache, Nora Covali, Dionisie Vitcu, Ionut Ghinea, Liliana Mocanu, Doru Ana
Rumania
2012

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email