PANORAMA: EL LIMPIADOR DE ADRIÁN SABA

This entry was posted on November 19th, 2012

Por José Sarmiento Hinojosa

En un futuro indeterminado una epidemia mortal golpea Lima, convirtiéndola en una ciudad fantasma de grave calma y perpetuo silencio. Gravitando por los espacios inhabitados de esta visión distópica de la ciudad, un limpiador forense (Víctor Prada) encuentra un pequeño niño, el cual se verá obligado a cuidar e integrar en su árida rutina, mientras busca con una urgente desidia el modo de regresarlo a sus familiares y volver a sus hábitos de limpieza y desinfección de los lugares de fallecimiento de las víctimas del virus, mientras la ciudad, agónica, parece respirar sus últimos minutos de vida.

El Limpiador, ópera prima de Adrián Saba, es una película de factura técnica notable, un caso atípico y estimulante en una época de crisis en la comunidad cinematográfica peruana. Rescatables son los elementos de una buena puesta en escena, de planos fijos dilatados, dirección de arte sobria, fotografía tirada al sepia: en resumen, la recreación propia de una atmósfera apocalíptica en espacios inéditos de la capital. Más rescatable aún es la elaboración de la banda sonora en manos de Karin Zielinski, un trabajo minimalista impecable que marca una pauta a seguir para películas de similar tenor, en un cine peruano ávido de trabajos sonoros de buena mano.

Los problemas de El Limpiador llegan no en la estructura de su guion, sino en la construcción narrativa de diálogos e historia que restan notablemente a un punto de partida que logra capturar la atención del espectador, una historia lo suficientemente original en su génesis pero con traspiés en su aplicación formal. Los diálogos –esa forma un tanto obvia de conmover al espectador con la historia del niño y el limpiador –  caen en lugares comunes y la historia va tomando un color de sentimentalismo fastidioso, (inclusive en el tratamiento seco de los diálogos y las actuaciones principales), cuyo coup de grâce es un final deslucido, previsible y que termina transformando el film en un híbrido extraño, que no se termina de sostener.

Direccióny Guión: Adrián Saba
Producción: Carolina Denegri y Adrián Saba
Cast: Víctor Prada
PERU
2012
Competencia Latinoamericana