PANORAMA – TENERIFE SHORTS 2017

This entry was posted on January 22nd, 2018

They Just Come and Go (Boris Poljak, 2017)

Por Nicolás Carrasco

Hace unas semanas culminó la quinta edición del Festival Internacional de Cortometrajes Tenerife Shorts, que se realiza en la isla de Tenerife, en el archipiélago de Canarias (España). Se trata de un festival joven que en todas sus ediciones ha dado cuenta de una muy lograda programación, donde destacan tanto los “grandes éxitos” del año (cortometrajes ganadores en Cannes, Berlín y Venecia), como también diversas obras canarias e internacionales donde priman la hibridez y la experimentación.

Esta edición el jurado decidió otorgar por unanimidad el premio a la mejor obra al cortometraje documental croata They Just Come and Go, de Boris Poljak. Mediante una serie de planos fijos se nos muestra una noche de fiesta en una playa de Split, en Croacia. Somos testigos de la deriva nocturna de varios grupos de jóvenes, entre la borrachera, el festejo y la euforia alcoholizada. Algunos se meten al mar para tener sexo y otros madrugan para hacer ejercicio en la playa; presenciamos la desnudez de sus cuerpos bellos. Con las primeras luces de la mañana, sin embargo, aparece un punto de quiebre: un viejo alcoholizado intenta robar el dinero escondido entre la ropa que unos jóvenes han dejado tirada en la orilla para tener sexo. ¿Quiénes son estas personas que aparecen con la salida del sol? Un corte separa dos planos que ilustran este contraste a la perfección: de un plano conjunto de un grupo de jóvenes se corta a un plano general de la misma acción donde aparece una señora barriendo la playa, los estragos causados por os fiesteros. En un mismo plano aparecen tanto jóvenes besándose en la playa como ancianos chapoteando en la orilla, a plena luz de la mañana, junto con las primeras personas que salen a recoger la basura o a cuidar la playa. They Just Come and Go, pretende contar, confiando plenamente en las imágenes, y en el transcurso de unas horas, todo el ciclo de la vida de una persona: desde la decadencia de la juventud, a la decadencia física de la vejez.

You Will Be Fine (Gros Chagrin), (Céline Devaux, 2017)

Las menciones especiales fueron concedidas a los cortometrajes You Will Be Fine (Gros Chagrin) de Céline Devaux y The Fall of Lenin, de Svitlana Shymko. El primero cuenta la historia de la clausura del amor entre Jean y Mathilde. El cortometraje trabaja a dos tiempos y estos se diferencian por el uso creativo de la animación y la imagen real: los momentos anteriores a la ruptura son trabajados con actores, mientras que los momentos posteriores son representados por animaciones abstractas, lo que le da a estas escenas una sensación surreal que contribuye a reforzar la sensación de un desamor que no se puede superar. En su fiesta de cumpleaños Jean es bombardeado de preguntas tontas y de palabras de apoyo por parte de sus amigos. “Lo que no te mata te hace más fuerte”. “¿Cuánto tiempo estuvieron juntos?” “Deberías hacer yoga”. “El amor de juventud es duro”. “Yo te comprendo”. Son estos momentos cuando se pronuncian estas frases, acompañados por las animaciones hechas por la misma realizadora, donde radica la fuerza y el mayor interés de este film.

The Fall of Lenin se trata del cortometraje más logrado de los vistos en el festival. Busca dar cuenta de la relación de Ucrania con la Unión Soviética a través de la figura de Vladimir Lenin, “aquel que trajo la luz al pueblo”, como dice uno de los personajes. Mediante metrajes re-apropiados de diversas fuentes, nos enteramos que durante el siglo XX se levantaron 261 monumentos de Lenin en Ucrania. “El pueblo ucraniano eternamente glorificará el nombre de Lenin”, nos dice un político en un discurso donde se revela una de estas estatuas. En otra escena vemos a una médium que se comunica con el fantasma del mismísimo Lenin. Este “predice” que Ucrania no alcanzará nunca ni el verdadero comunismo ni la paz. El “fantasma” de Lenin no se equivoca, y esto es algo que la película nos muestra inmediatamente en imágenes digitales, posiblemente extraídas de Youtube y otra plataformas, donde se muestra la destrucción de estas estatuas, acompañada de silbidos, hurras y aplausos, luego de la caída del bloque comunista. La genialidad de esta película está en contrastar, nuevamente, estas imágenes digitales con material de archivo de un siglo atrás, que muestra a los ucranianos incinerando imágenes judías y cristianas, como cruces de madera y cuadros religiosos, por ejemplo, para reemplazarlas por imágenes comunistas. Las turbas de la Historia siguen siendo las mismas. Las estatuas de Lenin se funden para volverlas en campanas. Esas mismas campanas que se bajaron de las iglesias cien años antes.

Kapitalistis (Pablo Muñoz Gómez, 2017)

El premio del público lo obtuvo el cortometraje Kapitalistis, de Pablo Muñoz Gómez, coproducido por Bélgica y Francia. Cuenta la historia de un padre, repartidor de pizzas, que hará lo imposible por comprarle a su hijo una mochila de marca por Navidad. Kapitalistis se inserta en la tradición del cine europeo que recurre al humor costumbrista y a las historia de inmigrantes. La frase que le dice el hijo al comienzo del corto, “Papá Noel es capitalista. Trae juguetes a los niños ricos y ropa a los pobres”, ilustra la posición cariñosa que toma el corto frente a sus personajes. Como el hermoso gesto humanista del final, cuando el padre y el hijo tachan el logo de Powermax de la mochila, quitándole la marca y el valor de mercancía, haciéndola suya. No siguiéndole el juego a ese Papá Noel “capitalista”.