UN ENCUENTRO CON DISTRUKTUR

This entry was posted on April 10th, 2016

mrposter453

 

Por Juan Carlos Lemus y Mónica Delgado

Los brasileños Melissa Dullius y Gustavo Jahn formaron Distruktur en 2007, en Berlín. Ya ambos habían hecho trabajos en Super-8 y 16 mm desde 1999, en Brasil, hasta que se unieron al colectivo LaborBerlin en 2007, donde comenzaron a aplicar técnicas a mano sobre película  y donde afirmaron su estilo multidisciplinario, que pasa por el videoarte, la instalación, la performance, el cine y la fotografía. Sus trabajos se han presentado en festivales y muestras de cine como la Berlinale, S8 A Coruña,Torino o Videobrasil, y en museos y salas de arte como el New Museum en New York, o Paço das Artes en  São Paulo.

En Desistfilm pudimos conocer su trabajo en panorámico tanto de sus cortometrajes  como de sus intervenciones, lo que permitió tener una mirada directa de cómo suelen trabajar en 16 mm y sus proyecciones. Este año, su trabajo Muito Romántico, el primer largometraje del dúo, fue presentado dentro del Forum Expanded  en la Berlinale y permitió explorar otra vena creativa, desde el collage y el diario autobiográfico.

A primera vista, Muito Romántico es una reunión de fragmentos, marcados por tres momentos o estadios: un viaje en barco, la mudanza de la pareja a Berlín y el inicio de la nueva convivencia, y el reflejo de esa relación con parejas que se les asemejan. El estilo del film está gobernado por la sensibilidad del diario fílmico, de la experiencia de la vida de pareja en el exilio, y donde el ludimos del collage permite darle a este proceso de adecuación en un nuevo espacio, la posibilidad de la sorpresa, el juego, la yuxtaposición como efecto de la memoria. Como en otros trabajos de los artistas, hay en Muito Romántico canciones, música naif, fotografías, impresiones que van componiendo un todo desde un entorno nuevo y cálido, que cobija y permite la creatividad y la libertad.

Durante la cobertura de Desistfilm en la reciente Berlinale, pudimos conversar brevemente con ellos.

Desistfilm: ¿Se puede decir que en Muito Romántico existe algo de nostalgia vintage, es como que hay algo atemporal en todo caso, una mirada a un tiempo que no se quiere ir?

Distruktur: Desde que empezamos en el 2000 siempre rodamos en película en 16 mm, y mantiene una visualidad actual, ya que esa textura le agrega ese sentido y un lado melancólico, algo de amateur, un estilo no profesional, que remite a la memoria familiar, a la home movie, y ese es el valor agregado de la imagen y no lo vemos como una nostalgia en sí.

Es difícil para nosotros ver de afuera, hemos trabajado haciendo películas en Porto Alegre desde comienzos en los años 2000, dentro de un movimiento en Super 8 y desarrollamos esa manera de hacer cine, en 16 mm, que tiene un aspecto artesanal, y que se desarrolló naturalmente sin pensar en si tenía o no un asunto de nostalgia premeditada. Sí hay una melancolía en la materialidad de las imágenes, que tiene que ver de dónde venimos nosotros, del sur de Brasil, y son imágenes coloridas, de ritmo rápido y hay una melancolía que viene del espíritu de dónde venimos. Si hay nostalgia puede ser que venga del cine que nos gusta, el cine de los años 50 y 60, que es la escuela que nos inspira, tanto en película como en la formación de aquel tiempo.

Desistfilm: ¿Cuánto de autobiografía hay en Muito Romántico?

Distruktur: En primer lugar, Muito Romántico es nuestro primer largo producido de la misma manera en que la hemos venido trabajando nuestras obras por años. Empezó como una película sobre un viaje en barco, como cuando dejamos Brasil para ir a Alemania, y de allí extrajimos una memoria de viaje. Y cuando llegamos a Berlín, acordamos continuarla y en cinco años tuvimos la idea de su estructura y seguimos rodando. Es el trabajo que más ha costado en tiempo, años, y no ha sido fácil. Tiene escenas en el barco, en la ciudad y en la casa, y requería un trabajo específico en el guión, en la estructura en tres partes, a la que añadimos extractos de otras escenas que teníamos ya de episodios, música, teatro, y cuando lo vimos pudimos comprender que podíamos tener algo múltiple. Es así que el proceso de edición tomó un año, hasta que quedó.

Tuvimos un momento clave que definió el sentido de hacer una película, que fue toda la parte del barco, y ya años después la pensamos a partir de tres hechos: el barco, la ficcionalización de nuestra vida en nuestra habitación, y una tercera parte que no estaba muy clara, pero no lográbamos aún tener un estilo concreto de la película, pero fuimos a una sesión de un amigo sobre sindicatos en España, que utilizó imágenes de archivo y eso nos dio ideas, para incluir material de nuestro archivo personal, fotos, videos, y permitió una operación de collage, luego añadimos lo ficcional.

Desistfilm: ¿Cómo fue el trabajo de dirigirse ambos a sí mismos en este reciente film?

Desde Eternau ya habíamos participado los dos ante la cámara, y ambos hemos actuado en filmes de otros directores y no nos fue extraño estar frente a ella. En Muito Romántico aparecen nuestros alter egos, y viven experiencias que quisiéramos haber tenido. Es un poco simular, o recrear algo que pasó hace diez años, y podemos hablar de lo que conocemos un poco. Sí se pensó en trabajar con otros actores, pero cuando decidimos usar el collage, a partir de lo que ya teníamos, y así lo que tenemos se vuelve natural, es un producto de la acumulación desde que nos fuimos de Brasil, hasta que hicimos la película. Hablamos mucho de la experiencia de los materiales y cómo se van trastocando con el tiempo, desde el 2009 hasta 2014, y uno está allí marcado por todo eso.

Desistfilm: ¿Cómo fue el proceso de salir de Brasil e instalarse en Berlín?

Distruktur: Hacemos películas desde hace 15 años, y diez viviendo aquí en Berlín, y esa ligazón con Brasil no se ha perdido, y un poco que ya no podemos volver al mismo lugar, y los amigos tampoco ya no están, el lugar ya no es el mismo.Sin embargo, algo de eso aparece en la película. Es gradual el sentimiento de que ya no puedes volver al lugar, mientras pasa el tiempo los momentos en común, entre la tierra y la gente que vive allí, se vuelve más distante. Es necesario contar con  libertad para mirar las cosas, frente a algo no tan bueno, que es sentirse sin arraigo. Hicimos una película en El Cairo, Triangulum, lugar al que luego volvimos, y allí se percibe nuestro interés en volver a los lugares donde estuvimos, por ejemplo, y eso es lo que hacemos todo el tiempo: buscar lo conocido.

Nos sentimos berlineses porque hay algo especial en esta ciudad, la podemos definir de muchas maneras, podemos entrar en ella de muchas manera, y es fácil, porque puedes venir de donde vengas y hay muchas entradas para hacerlo. Aquí encontramos una manera de vivir, y hay dos características de la Berlin que encontramos:  la asociaciones entre personas, en colectivos por una idea común, ya sea por trabajo o por diversión, y lo otro es que todo es organizado y es otra forma de ver la vida. Es una ciudad donde el aspecto comercial de las relaciones no es lo mas importante, los une intereses en común y la ayuda mutua. Llegamos a un laboratorio de artistas que trabajan super 8 y 16mm revelando nuestro propio material y eso fue importante para nuestro trabajo. Y eso es lo que tratamos de mostrar.

Trabajos de Distruktur aquí