VISIONS DU RÉEL 2021: OUR QUIET PLACE DE ELITZA GUEORGUIEVA

VISIONS DU RÉEL 2021: OUR QUIET PLACE DE ELITZA GUEORGUIEVA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email

Por Mónica Delgado

Elitza Gueorguieva es una escritora búlgara que vive hace algunos años en Francia, país donde también ha desarrollado una carrera de cineasta y performer. Cuenta con dos maestrías en creación cinematográfica y creación literaria, así como una licenciatura en Letras. Ha publicado hasta la fecha la novela Los cosmonautas no hacen sino pasar, de la editorial Gallimard, y recibido un reconocimiento de la Société des Gens De Lettres. Ha dirigido varios films documentales y ha confesado que admira a Jean Rouch. Su film Chaque mur est une porte, que se estrenó en Cinéma du Réel de 2017, que pasó por diversos festivales más como el de Valdivia y la muestran como una cineasta en cuestionar algunos temas políticos y sociales de su país natal, el que dejó cuando tenía 18 años. Esta breve bio de Gueorguieva es necesaria al inicio de este texto, ya que Our Quiet Place (Notre endroit silencieux) es un relato en clave metatextual y autorreferencial en relación a la figura del escritor y del proceso creativo como un sostén de lo íntimo y reflexivo.

En Our Quiet Place otra escritora es la protagonista y cumple un rol de alter ego de la misma Gueorguieva. Aliona Gloukhova, contemporánea de la narradora búlgara, está inmersa en una mecánica escritural, tratando de esbozar la estructura de una nueva novela dentro de una residencia en Normandía. Nacida en Minsk, capital bielorrusa, la autora dialoga con la cámara, expone sus reflexiones acerca de la muerte, la pérdida, la memoria y el presente, a partir de un hecho muy significativo: la desaparición de su padre en costas turcas hace 21 años. Este suceso es recobrado por Gloukhova desde la incertidumbre, desde la carencia de recuerdos y desde una ambivalencia ante el modo en que se configura la memoria. Conversaciones con su madre y hermana, revisiones de material de archivo, cartas y fotos, prendas de vestir, y visitas a lugares específicos para reconstruir sentimientos y afiliaciones, van convirtiéndose en materia prima para una ficción, impulso vital que plasma en páginas y palabras.

Más allá de la búsqueda íntima de Aliona Gloukhova, en relación a su padre y al contexto de una Bielorrusia que salía del yugo de la Unión Soviética, lo que expone aquí Gueorguieva es un proceso que plasma poco a poco un universo creativo y literario desde el aprendizaje mismo de las palabras o de la fuerza de las imágenes. Al inicio del film Aliona comenta que llegó a Francia conociendo apenas 200 palabras y que esta limitación se volvió en un estímulo para adentrarse en las posibilidades que un nuevo idioma ofrecía. Tanto Gueorguieva como Gloukhova no escriben en su lengua materna y el reto que describe el film no está solamente en la exposición de una técnica, sino en la fusión misma de la vida, de las propias autobiografías insertadas  como marco del oficio de la narración.

Gloukhova es observada por el ojo de Gueorguieva escribiendo, meditando, buscando, tentando frases e ideas para su nueva novela. Y mientras avanza con ello, la figura del padre es motivo para indagar sobre cómo funciona la memoria, en su laberinto, inestabilidad y multidimensionalidad. Para ello, Gueorguieva apela a una composición de momentos que van de Francia a Bulgaria, de Turquía a Bielorrusia, estableciendo una cartografía que fusiona a la escritora como sujeto del film con las memorias mismas de la realizadora. Este seguimiento a la gemela literaria solo puede ser abordado desde el viaje interior, desde la catarsis y sanación. La escritura como acto liberador, sí, que suena a cliché, pero aquí abordado desde la materia dubitativa de la memoria, como presencia real e indisociable de cualquier fantasía o ficción.

Competencia Burning lights

Dirección: Elitza Gueorguieva
Fotografía: Thomas Favel y Elitza Gueorguieva
Edición: Mélanie Braux
Edición de sonido y mezcla: Arno Ledoux
Colorización: Damien Pelletier Brun
Música: Arno Ledoux
Producción: Eugénie Michel Villette and Martichka Bozhilova AGITPROP
Francia, Bulgaria, 68 min, 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on pocket
Share on email