BAFICI 2018: VIRUS TROPICAL DE SANTIAGO CAICEDO

This entry was posted on April 10th, 2018

Por Pablo Gamba

La novela gráfica Virus tropical (2011) de Powerpaola fue llevada al cine en la película homónima dirigida por Santiago Caicedo, que forma parte de la Competencia Internacional del Bafici. La caricaturista, cuyo nombre real es Paola Gaviria y una de las figuras destacadas de ese género del cómic en la actualidad en América Latina, tuvo un papel central en la adaptación: es la directora de arte e hizo 5.000 dibujos para el film, según el catálogo del festival.

Virus tropical se estrenó en octubre de 2017 en Animation Is Film, en Los Ángeles, y estuvo en la sección Generation de la Berlinale y en SXSW. Es otra muestra del desarrollo de la animación colombiana, que en 2015 compitió en Annecy con Sabogal (2015), de Juan José Lozano y Sergio Mejía, y tuvo otro largometraje fuera de concurso, Desterrada (2014), de Diego Guerra.

La película relata en primera persona el nacimiento, la infancia y la adolescencia de una muchacha. Eso tiene un acertado correlato gráfico en el estilo de aspecto ingenuo de la dibujante. El film se destaca también por su capacidad de expresar, con desenfado e inteligencia, la experiencia femenina cotidiana.

Si bien la ausencia de color y la temática autobiográfica pudieran recordar a Persépolis (2000), la novela gráfica de Marjane Satrapi llevada al cine por ella y Vincent Paronnaud en 2007 y que fue nominada al Oscar, Virus tropical no tiene un trasfondo político como el final de la monarquía y la Revolución Islámica en la obra de la dibujante iraní. Tampoco hay el tipo de comentario crítico que hace el extenso uso del negro en ese otro cómic y en la película.

La historia de la joven protagonista del film colombiano está rodeada, en cambio, de los tópicos de la “familia disfuncional” característicos del cine estadounidense. No es posible saber si eso se corresponde con la realidad de los hechos de la vida que relata la autora o de una referencia genérica intencional. Sea como sea, personajes como la misteriosa figura del padre –un hombre que no solo fue cura sino que parece que nunca dejó de serlo– y la madre psíquica, que en consecuencia forman también una característica “pareja dispareja”, parecen salidos de ese tipo de películas. El mérito, en todo caso, está en la capacidad de convencer acerca de la sinceridad de una narración de esas características. También en la irreverencia, que evita lugares comunes vulgares.

Si la política queda fuera de campo en Virus tropical, no sucede lo mismo con una realidad que ironiza la utopía del Nuevo Cine Latinoamericano. Se trata de la integración que siempre se ha dado entre personas de la región como consecuencia de la migración, lo que es el caso de la familia colombiana acomodada radicada en Ecuador y que vuelve a Colombia en la película. Eso le da una particular relevancia en el film a las diferencias, no tanto entre los países como entre las ciudades. En Virus tropical se trata del contraste entre el conservadurismo que se atribuye a Quito y el peligroso relajo que en comparación padece Cali, con la temperatura como correlato.

Cambios de ambiente como esos en los años de crecimiento, debido a la necesidad de irse a otro país por razones políticas, económicas o de cualquier otro tipo, son una faceta de la experiencia latinoamericana de la que se hace eco esta película, y que se añade a la manera de vivir la niñez y la adolescencia desde la perspectiva femenina. El nomadismo, además, ha seguido siendo parte de la vida de la autora de la novela gráfica, que ha residido también en Australia, El Salvador y Francia, y vive entre Buenos Aires y Bogotá.

Competencia internacional
Dirección: Santiago Caicedo
Guion: Enrique Lozano
Producción: Carolina Barrera, Santiago Caicedo
Dirección de arte: Powerpaola
Montaje: Simón Hernández, Jorge Vallejo, Santiago Caicedo
Sonido: Andrés Silva
Música: Adriana García Galán
Con las voces de: María Cecilia Sánchez, Alejandra Borrero, Diego León Hoyos, Martina Toro, Mara Gutiérrez
Duración: 96 minutos
Colombia, 2017