GIJÓN 2018: FILMS DE HONG SANG-SOO, GABRIEL VELÁSQUEZ, FERNAND MELGAR

This entry was posted on November 20th, 2018

Hotel by The River

Por David S. Blanco

Seguimos en el festival de cine de Gijón con propuestas interesantes y complejas. Comenzamos con Hotel by the River, de Hong Sang-Soo. Por todos es sabido que la escasez de recursos formales en el lenguaje narrativo del coreano es más que limitado. Largos planos secuencia donde unas actuaciones que buscan el realismo extremo y la naturalidad son retratados mediante escalas estáticas con momentos puntuales, en el que ese enemigo del cineasta profesional, se manifiesta de vez en cuando para descuadra la imagen – y al espectador – y sí, ese no es otro que el zoom digital.  Da la impresión que Sang-Soo repite una y otra vez la misma película sobre pequeñas variaciones. Una cinta que en este caso encierra -y paradójicamente, sirve de liberación- a unos personajes que ya hemos visto con anterioridad en su filmografía. Artistas con aristas emocionales en forma de alter-ego del cineasta coreano, que cada vez se encuentra más cómodo rodando con minimalismo – y bajo presupuesto – el día a día y la profundidad psicológica del coreano moderno. Y esto, en parte lo consigue gracias a su mayor desgracia, que es la simpleza.

Parece también paradójico – y realmente lo es – pero esto que logra que su cine sea algo especial, es posiblemente su mayor pega como cineasta. Porque a la hora de narrar con la cámara, no solo es limitado, sino que muchas veces, es deliberadamente errático. ¿Donde reside, entonces, la magia de su cine, y en este caso, de esta película? En todo lo demás. La verdadera naturaleza crítica está en la escritura, o en la ausencia – en su sentido más amplio – de los valores intrínsecos del cine, que desembocan en un torrente vacío formalmente, de interesante narrativa, e inexplicable belleza imperceptible. Una película más de Hong Sang-Soo en la que los personajes hablan sobre la nada, donde no hay reglas de estructura en el guion, puntos de giro, o plantillas preconcebidas. Simplemente un autor, que encuentra la belleza en lo banal.

Zaniki, de Gabriel Velázquez, es la primera gran sorpresa del festival. Llegada desde las tierras más profundas de Salamanca, la familia Mayalde le regala al espectador un viaje universal – y casi ancestral – ante ese espejo del alma que es la música tradicional. Rodada como obra de ficción, pero con un acercamiento formal más cercano al documental, la cinta nos habla de la importancia de transmitir la tradición en un mundo en el que cada vez esto es más complicado. Nos relata, de una forma conmovedora y tierna, cómo un abuelo enseña a su nieto a crear música con las herramientas más rudimentarias, valiéndose de cucharas, platos, cazuelas y demás utensilios del día a día, pero encuadrándolos en el contexto de la evolución del hombre a través de la música, los ritos, y los valores que nuestros ancestros fundaron tiempo atrás.

Sin duda, Zaniki es un soplo de aire fresco para el cine español. Una obra que habla de una identidad muy especifica de un país que, en lo que a materia cinematográfica se refiere, tiende a re interpretar bajo el paraguas anglosajón, historias cada vez mas atípicas dentro de sus fronteras. En Zaniki, el folclore y la fuerza cultural crean una sinergia tan poderosa, que pese a ser una película extremadamente modesta, acaba derivando en una obra poética, preciosa y directa a las entrañas. Maravillosa.

La cinta documental A l’ecole des philosophes de Fernand Melgar tiene una premisa fundamental, documentar el día a día de unos niños con distintos problemas psicológicos o discapacidades mentales, para así mostrar al mundo la cara de una moneda que nunca llegamos a conocer. ¿Cual es el problema? Que su planteamiento formal es insultantemente insulso. Básicamente, asistimos a 97 minutos de una cámara que parece puesta de cualquier manera en el plano, donde solo la acción interna de los niños, y sus profesoras, consiguen mantener un mínimo de atención en lo que estamos viendo. Y quizás ese es el gran problema de esta película, que juega toda su baza a la compenetración entre el espectador y su público a través de los problemas de los niños. Algo, que a mí por lo menos, me resulta bastante pobre.

Hotel by the River

Director, guión: Hong Sang-Soo
Cinematografía: Kim Hyung-koo
Edición: Son Yeon-ji
Cast: Joo-Bong Ki, Min-hee Kim, Hae-hyo Kwon, Seon-mi Song

Zaniki

Director, guión: Gabriel Velázquez
Cinematografía: Manuel García
Edición: Blanca Torres
Cast: Mayalde

A l’ecole des philosophes

Director: Fernand Melgar
Edición: Karine Sudan