CANNES 2015: SON OF SAUL DE LÁSZLÓ NEMES

This entry was posted on May 15th, 2015

Por Mónica Delgado

Las casi dos horas de Son of Saul (Saul Fia) del húngaro László Nemes persigue el rostro de su protagonista, un miembro del Sonderkommando en un campo de concentración nazi, como único acto de conexión entre la cámara y el entorno de barbarie que se evita representar en su totalidad.

Desde el arranque, Nemes elige una cadena de planos secuencia y la fijación de la cámara en mano para seguir a Saul Ausländer, pero persiguiendo las reacciones de su rostro, de modo frontal, en su frialdad, desorientación o perseverancia. Esta mirada frontal constante hacia el personaje como vía de acercamiento al Holocausto resulta brutal, porque el horror del fuera de campo queda traducido en la terquedad de su protagonista, quien tiene la idea de darle sepultura a un niño muerto desconocido, según la tradición judía, y al que asume como su hijo.

Lo notable de Son of Saul es precisamente que todo el horror de los crematorios y la labor de los Sonderkommando, si bien no es solo un esbozo, es un telón de fondo fuera de foco, pero igual de poderoso, a través de los ruidos o estertores de las máquinas o trenes, de los disparos o llantos, como si fueran parte del pensamiento o reflexión imposible y cruel del protagonista contemplado. Nemes alude así también a la idea de conciencia, de un mundo de horrores, que no se ve pero que es imposible evadir. El rostro de Saul lo engloba todo.

Nemes ha señalado la influencia de cineastas como Tarkovski o Bergman en sus cortos anteriores, lo que no significa que queden reflejados de modo explícito en esta ópera prima, pero sí hay una clara relación simbólica con el universos de estos grandes, quizás en ese diálogo eterno o simbiótico entre vida y muerte, entre rito y desarraigo, entre resistencia y renuncia, que está trabajado aquí de un modo sinuoso, desde lo cultual.

No se de trata de un filme que intenta dar respuestas sobre el Holocausto, o recrear un hecho histórico determinado, sino más bien enfocarse de un retrato específico en esta situación límite, que de alguna manera me recuerda el modo narrativo de un Imre Kertész, en sus sensaciones y emociones dentro de la barbarie. Lo que vemos en Son of Saul es la vivencia exacta, descarnada, en espiral, hacia el logro de un sueño en medio del infierno, narrado con un estilo insólito, pocas veces revelado. Un excelente film en competencia oficial que deja la valla extremadamente alta.

Competencia Oficial

Director: László Nemes
Guión: László Nemes, Clara Royer
Fotografía: Mátyás Erdély
Reparto: Géza Röhrig, Levente Molnár, Urs Rechn, Sándor Zsótér, Todd Charmont, Björn Freiberg, Uwe Lauer, Attila Fritz, Kamil Dobrowolski, Christian Harting
Productora:Laokoon Filmgroup
País:Hungría
Año: 2015
Duración:107 min.