MUJERES EN LA RESISTENCIA/WOMEN IN THE RESISTANCE II: ANNE-LAURE DE FRANSSU

This entry was posted on July 3rd, 2020

Durante las siguientes semanas, replicaremos parte del programa “Mujeres en la Resistencia”, curado por Desistfilm y Nicole Brenez. Serán seis filmes de realizadoras de distintas partes del mundo, que han dedicado estos trabajos para dejar testimonio de distintas manifestaciones de resistencia política, enfocadas en problemáticas esenciales del mundo que nos rodea: migración, revolución, memoria, violencia y censura.

Esta semana, presentamos “Sou Hami” de  Anne-Laure de Fransu 

SOU HAMI. LA CRAINTE DE LA NUIT. (SOU HAMI. MIEDO A LA NOCHE)
Anne-Laure de Franssu
Francia, 2010, 98 minutos, video

Encontré a Mory durante el invierno de 2008. Estaba entre mil inmigrantes ilegales en Cachan, quienes habían evacuado duramente de sus hogares. Entre ellos, 10 nativos de Mali fueron finalmente deportados a su país. Ahí mismo, Mory filmó todo. Cuando me mostró sus grabaciones, conversamos acerca de su necesidad profunda de mostrar estas imágenes, de dejarlas hablar por sí mismas, me dijo cuanto quería mostrárselas a los africanos. Así que juntos, hemos imaginado un gran tour de Mali con el CNA (Cinema Numerique Ambulant – Cine Digital Ambulante)

Dos años después de nuestro encuentro, cogí mi cámara y fui junto a Mory por un tour de proyecciones de su primer filme en Mali. Mientras recorríamos Mali, todas las noches, individuos regresaban a la fuerza desde Europa, y cada noche, sus voces hacían eco en Mory y se descubrían nuevos destinos. El filme nos lleva lentamente al corazón del país donde los diálogos se realizan, entre hombres, acerca de la esperanza de una salida pronta para algunos de ellos, las expectativas que los han llevado a Francia para otros, así como el errar de los expulsados. Reclamos y soluciones locales de desarrollo son expresadas para trabajar en una lucha común que les permitirá encontrar su lugar con dignidad. – Anne-Laure de Fransu

+++

Imágenes opacas en un movimiento frenético y violento, una mujer en el suelo ha sido agredida, un cerco policial desaloja a un grupo de migrantes malienses de su albergue. Queridos compañeros, por favor, miren es la voz y película de Mory Coulibaly, migrante maliense expulsado de Francia junto a otros migrantes indocumentados. Él compró una cámara para enviársela a sus familiares, sin pensar que ese dispositivo se convertiría en su nueva mediación con el mundo y consigo mismo, luego de sufrir la experiencia traumática de la expulsión. Él y la cineasta Anne-Laure de Fransu viajan con equipos de proyección de cine para compartir la película de Mory con distintas localidades en Mali.

El impacto del colonialismo no solo se mide con el colonizador que invade y defiende su territorio, sino también con cómo estas ideologías repercuten e influencian en las comunidades colonizadas. En su cuento Comunidad, Franz Kafka describe a un grupo de individuos que comparten su identidad y que se ven hostigados y acosados por otros “diferentes a ellos” que quieren ser parte de su status. Ellos los rechazan y se agotan de su presencia, pero tienen la firmeza que aquellos “otros” volverán y seguirán intentando convivir con ellos. En el cuento y en la película se vislumbra la acidez de la idea de comunidad: la comunidad enmarcada entre semejanzas y diferencias.

Los migrantes africanos a Europa son presionados por sus familiares a ser fuentes de ingreso, sin tomar en cuenta las dificultades por las que pasan, se cree que tienen privilegios que les dan el deber de hacerse cargo de los familiares pobres en África. Sin embargo, cuando estos son expulsados se encuentran desamparados porque nadie realmente entiende su experiencia desventurada en Europa.

Mory Coulibaly sufre de insomnio, “la enfermedad de aquellos que se buscan a sí mismos por los caminos del mundo”. La creación se convirtió en un arma vital para Mory, las imágenes se convirtieron en un sentido, tal vez en una suerte de grounding exercise que otorga sentido al trauma vivido. Parte de su dialogo interno se explaya en el dialogo que entabla tras las proyecciones de su película. El cine como una posibilidad de reunión, de tacto no solo con personas, si no también con imágenes, que se manifiestan como fantasmagorías de una vivencia que no deja dormir a unos y que a otros les hizo perder la razón, y que sobretodo encarna una injusticia total. El impacto del colonialismo no es solo material, es sobretodo existencial, y Mory logra comunicar esto desde su vivencia, de pronto las imágenes se convirtieron en un motor que lo movilizó por su tierra, cuando volver se convierte en un proceso doblemente traumático. Él busca que sus compañeros miren, lo miren, y miren a todos aquellos que migran y arriesgan sus vidas, porque al volver se convierten en los “otros”.

Anne-Laure de Fransu crea un testimonio que refleja el contexto de donde surge la voz de Mory, con una visión existencial de la problemática, acercándose a la humanidad de las personas violentadas y a los factores que llevan a una migración tan sacrificada. Sou Hami es una película que logra éticamente testimoniar la psique y al alma de aquellos que han perdido su lugar en el mundo, a raíz de la colonización. – Ivonne Sheen