PINGYAO 2019: SUMMER IS THE COLDEST SEASON DE ZHOU SUN

This entry was posted on October 11th, 2019

Por Mónica Delgado

Ayer comenzó la tercera edición del Festival Internacional de Cine de Pingyao, en China, con una selección de 54 películas provenientes de 27 países, la mitad de ella estrenos mundiales. Evento que se caracteriza por ser una ventana al cinema independiente de la región, y por tratar de convertirse en espacio de intercambio para la producción de nuevos proyectos, sobre todo de jóvenes cineastas.

El Festival de Pingyao, que fuera fundado por el cineasta Jia Zhang-ke, y que tiene como director artístico a Marco Müller, ex director en Venecia y Locarno, arrancó con algunos percances, como el cambio un día antes de la inauguración del film de apertura, Liberation de Li Shaohong y Chang Xiaoyang, probablemente debido a problemas políticos y de censura usuales para la proyección pública, ya que trata hechos históricos sobre la batalla de Pekín-Tianjín que quizás no se quiera poner en discusión. Sin embargo, el cambio por el corto The Neighbours de Han Yan, para la ceremonia, le puso una cuota anodina, al optar por un film de duración breve, poco usual en este tipo de eventos.

La película que abrió la sección Crouching tigers, para segundos films y óperas primas, fue Summer is the coldest season, de la cineasta china Zhuo Sun, un coming-of-age que asoma convencional, pero que se va complejizando debido a la puesta en escena de un relato de cariz criminal.

Una adolescente con problemas de bullying en la escuela, logra hacerse amiga, en plan de venganza, del asesino de su madre, un joven mecánico que la acerca a un mundo de karaokes, alcohol y ocio. Bajo esta premisa, la cineasta se enfoca en varias aristas para describir la personalidad y resistencia de su protagonista, encarnada por la joven actriz  Deng Enxi. Por un lado, se la presenta como víctima de bullying, tímida, sin amigas y viviendo con un padre alcoholizado, situación que agrava el luto ante la pérdida de la madre. Y por otro, como un ser calculador que quiere cobrar venganza, para lo cual utiliza armas legales, o simplemente ante la impotencia, solo sueña con lograr, a punta de ahogamientos o cortes, la desaparición de su enemigo. Todo ello mezclado con algunos momentos de  sublimaciones de la madre ausente, momentos en los cuales la cinesta justifica el título del film.

La historia de venganza maquinada por una adolescente no es nueva. Por eso, surge la relación con el personaje de Matilda en El perfecto asesino (hasta hay una maceta con planta de por medio), en la medida que el aspecto moral del personaje, aquí en conflicto con ella misma, y en relación de atracción soterrada con el homicida de su madre, se va relativizando a partir de esa amistad con el enemigo. La escena de cuando ella trata de cortar el cabello al joven, como momento de vulnerabilidad o de perdón, materializa el lado ambiguo de las decisiones o sentimientos que la cineasta plantea como problema.

Summer is the coldest season desarrolla también desde su puesta en escena sin dramatismos, algunas promesas de tensión sexual entra la adolescente y su objeto de venganza, un joven que le despierta amor y odio, y que la cineasta sugiere hábilmente, como pequeños chispazos pulsionales reprimidos. Sin embargo, pese a la intención de tocar los elementos del coming-of-age lejos de los arquetipos del adolescente sufrido, se percibe varias fugas en el film, como si la cineasta hubiera abandonado algunas ideas iniciales: el perfil del padre que trabaja en un camal (motivo del bullying), el opening poético que remite al símbolo del matadero como lo crudamente inevitable, la relación con las amigas de la peluquería, el bullying en la escuela, o la aparición poco sustancial de personajes secundarios.

De todas formas, Summer is the coldest season se propone como una indagación sobre paradojas y antípodas, donde la relación de madre e hija ocupa un sitial especial como redención o paraíso perdido.

El film compite junto a la guatemalteca Nuestras madres, The criminal man de Dmitry Mamuliya, la brasileña A febre de Maya Da-Rin, entre otras.

Sección: competencia Crouching tigers
Directora y guionista: Zhou Sun
Edición: Zhu Lin
Fotografía: Ying Jie
Dirección de arte: Liu Yongheng
Reparto: Deng Enxi, Li Gan, Wu Gouhua, Li Juan.
China, 2018, 101 minutos